Unión Europea: ¿Exactamente en qué consiste el plan para sacar al bloque comunitario de la grave recesión ocasionada por el coronavirus?

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) llegaron este martes de madrugada a un pacto para arrancar un plan billonario destinado a sacar a la economía europea de la profunda recesión en que la ha sumido el coronavirus.

Estas son las claves de un acuerdo histórico.

¿EN QUÉ CONSISTE EL PLAN?

El plan se fundamenta en 2 pilares: el presupuesto plurianual para el periodo 2021-2027, que va a estar dotado con 1,074 billones de euros millones de euros, y un fondo de restauración que va a contar con 750.000 millones de euros para entregar ayudas a los 27 entre 2021 y 2023.

Para financiar el fondo, la Comisión Europea emitirá deuda en los mercados con el respaldo del presupuesto comunitario, para lo que se elevará provisionalmente el llamado techo de recursos propios de las cuentas europeas.

Se trata de una resolución histórica por la extensión de la emisión conjunta, superior a las hechas hasta el momento, y pues se considera un paso adelante en la integración de los 27.

¿CÓMO FUNCIONARÁ EL FONDO DE RECUPERACIÓN?

De los 750.000 millones de euros, 390.000 millones se distribuirán en subvenciones a fondo perdido y 360.000 millones como préstamos.

La mayor una parte del dinero se desembolsará a través del Instrumento para la Restauración y la Resiliencia, específicamente 672.500 millones de euros, 312.500 de ellos como trasferencias directas y 360.000 como créditos.

Estas ayudas servirán para financiar programas de reformas y también inversiones en los países más perjudicados por la pandemia.
El resto se empleará para financiar otras partidas que, no obstante, han visto recortada su dotación respecto a la propuesta inicial de la Comisión, víctimas de la rebaja en el nivel de subvenciones.

Bruselas solicitaba 500.000 millones en subvenciones y 250.000 millones en préstamos.

Así, el programa de ciencia Horizonte Europa pasa de 13.500 a cinco.000 millones; el de inversiones Invest U.S.A., de 30.300 millones a cinco.600, y el Fondo de Transición Justa para el tiempo, de 30.000 a 10.000 millones.

Desaparece además de esto el nuevo Instrumento de Solvencia para asistir a la recapitalización de empresas que había propuesto Bruselas y la partida para ayuda exterior.

¿CÓMO SE DISTRIBUIRÁ ENTRE PAÍSES?

Para el reparto se va a dividir el fondo en 2 franjas: el 70 % del dinero se comprometerá entre 2021 y 2022 y el 30 % sobrante hasta el final de 2023.

La primera franja se va a repartir entre los países teniendo presente la población, el Producto Interior Bruto y el nivel de paro entre 2015 y 2019 de cada Estado, siguiendo de esta manera la clave de reparto propuesta por la Comisión Europea que dejaba a Italia, España y Polonia como primordiales adjudicatarias.

Para asignar la segunda, el indicador del paro se reemplazará por la caída registrada en el Producto Interior Bruto amontonada en 2020 y 2021, de forma que el reparto se calculará en 2022.

Esta clave de reparto afecta solo a las ayudas del Instrumento para la Restauración y la Resiliencia, el único que se asignará por adelantado por Estado.

¿CUÁLES SON LAS CONDICIONES PARA ACCEDER A LAS AYUDAS?

Los países deberán presentar planes de reformas y también inversiones a la Comisión Europea, que valorará si estos cumplen con sus recomendaciones económicas anuales, fortalecen el potencial de desarrollo o bien la creación de empleo o bien favorecen la transición ecológica y digital.

Estos planes deberán ser aprobados por mayoría cualificada en el Consejo (por lo menos 15 Estados miembros que representen el 65 % de toda la población de la Unión Europea).

El desembolso de cada tramo de ayuda va a depender una vez que se confirme que están cumpliendo las metas pactadas, para lo que la Comisión solicitará la opinión de los 27 a nivel técnico.

Si uno o bien múltiples países estiman que hay incumplimientos, van a poder elevar el tema a una cima de líderes comunitarios, con lo que la aprobación del pago se paralizará hasta el momento en que aborden la cuestión.

Este sistema, conocido como “freno de urgencia”, se ha introducido para satisfacer a Holanda, que solicitaba derecho de veto sobre las reformas propuestas por otros países, algo a lo que se negaban el resto de los 27.

¿CÓMO SE DEVOLVERÁ LA DEUDA?

La Unión Europea comenzará a devolver la deuda con que se financiará el fondo ya en el periodo 2021-2027, si bien no se fija data precisa para hacerlo, y acabará como tarde en 2058.

Para costear el reembolso se van a crear nuevas fuentes de ingresos propios para el presupuesto europeo, comenzando por la introducción ya en 2021 de un impuesto sobre el plástico no reciclado que van a deber abonar los Estados.

En 2021 la Comisión planteará una tasa digital y un sistema de ajuste de carbono en frontera -que deje igualar el costo de importaciones desde países con estándares medioambientales más laxos al de la producción europea- con vistas a aplicarlos desde 2023.

Además los líderes le solicitan una propuesta para ampliar al campo marítimo y de aviación el sistema europeo de comercio de derechos de emisión y van a estudiar en los próximos 7 años otros posibles recursos, incluyendo una tasa a las transacciones financieras.

¿A CUÁNTO ASCIENDE EL MARCO FINANCIERO 2021-2027?

El presupuesto para los próximos 7 años va a tener 1,074 billones de euros, un dos % menos que el marco financiero (MFP) para 2014-2020, si bien si se tiene presente el aporte auxiliar del fondo de restauración, el dinero europeo libre aumenta un 64 %.

Un 62 % del total se destinará a ayudas a la agricultura y a la cohesión entre zonas.

La partida de Política Agraria común cae un 13,3 % en comparación con el MFP anterior, hasta los 336.444 millones de euros, de los que 258.594 se destinarán a ayudas directas y de mercado, al paso que 77.850 millones van a ser a desarrollo rural.

La de Cohesión, por su lado, se reduce un 11,5 %, hasta los 330.235 millones de euros.

DESCUENTOS PARA LOS CONTRIBUYENTES NETOS

En el nuevo marco financiero se sostendrán los descuentos que tiene Holanda, Austria, Dinamarca, Suecia y Alemania en su contribución anual al presupuesto por aportar más de lo que reciben al mismo, una de las primordiales demandas de los 4 “frugales” para admitir el plan.

Salvo Alemania, todos han visto un aumento de sus descuentos. El de Holanda asciende a 1.921 millones de euros anuales, el de Dinamarca a 322 millones, el de Austria a 565 millones y el de Suecia a 1.069 millones.

Antes de la pandemia se había propuesto terminar con estas compensaciones tras la salida del R. Unido, que históricamente había demandado estos talones.

NUEVAS CONDICIONES PARA ACCEDER A LOS FONDOS

El pacto introduce por vez primera medidas para vincular la recepción de ayudas comunitarias a que se respete el Estado de Derecho, algo propuesto a causa de los inconvenientes en los últimos tiempos con Hungría y Polonia.

La versión final del texto, que se rebajó por la oposición de estos 2 Estados, prevé la introducción de un “régimen de condicionalidad” para “resguardar” el presupuesto y el fondo, para lo que la Comisión “planteará medidas en el caso de infracciones” a fin de que las adopte el Consejo por mayoría cualificada.

Sin embargo, no da más detalles sobre ello y también señala que el Consejo Europeo volverá sobre el tema.

Por otra parte, se introduce por vez primera la meta de que el 30 % del gasto del presupuesto y el fondo de restauración se destine a objetivos climáticos y se establece que los fondos europeos no van a poder utilizarse para fijes que dañen las metas climáticas que la Unión Europea se ha marcado en el Nuevo Acuerdo Verde.

¿CUÁNDO ENTRARÁ EN VIGOR EL PLAN?

El plan debería comenzar a marchar en 2021, mas para esto ya antes es preciso que la Eurocámara dé su visto bueno y que múltiples parlamentos nacionales ratifiquen la legislación que dejará producir deuda común, lo que va a ocurrir en los próximas semanas o bien meses.

(EFE)

Leave A Reply

Your email address will not be published.