UE aprueba histórico plan para superar los estragos del coronavirus con un fondo de 750 000 millones de euros

Los 27 líderes europeos consiguieron en la madrugada del martes un histórico pacto para superar los estragos del coronavirus con un nuevo fondo de 750.000 millones de euros (840.000 millones de dólares estadounidenses), basado en la mutualización de deuda.

“¡Pacto!”, tuiteó el jefe del Consejo Europeo, Converses Michel, más de 90 horas tras el comienzo de la cima en Bruselas el viernes, que la transforma en una de las más largas de la historia europea al lado de la asamblea de Niza en el mes de diciembre de 2000.

El amanecer de la Celebración Nacional de Bélgica vino acompañado de un acuerdo que va a ayudar a los europeos, singularmente a Italia y a España, a enfrentar la profunda recesión estimada para 2020 por la pandemia del nuevo coronavirus.

Los 27 líderes acordaron movilizar 750.000 millones de euros, que la Comisión Europea va a tomar prestado en los mercados financieros representando a la UE (Unión Europea) y que se distribuirán en forma de subvenciones (390.000 millones) y préstamos (360.000 millones).

Michel, apoyado por la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, consiguió sostener el volumen del fondo, si bien con concesiones a los “frugales” –Países Bajos, Dinamarca, Suecia y Austria–, que solicitaban una cuantía menor.

La primera concesión es reducir el volumen de subvenciones, que se van a devolver entre los 27 y no solamente por el país favorecido, del medio billón de euros a 390.000 millones y, además de esto, se fortalece la vigilancia sobre el empleo de estos fondos.

Si un país tiene dudas sobre el empleo que hace un asociado de los fondos en razón de los planes nacionales de restauración, que van a deber presentar ya antes del desembolso, va a poder solicitar que los 27 miembros de la Unión Europea aborden la cuestión a nivel político.

“Se evitaron los vetos”, aseguró una fuente diplomática, en referencia al reclamo del primer ministro holandés, Mark Rutte, en cuyo país la extrema derecha gana terreno de cara a las legislativas de 2021, que solicitaba la unanimidad de los 27 para el desembolso.

España y también Italia, los países más castigados humana y a nivel económico por el coronavirus y con un elevado nivel de deuda, se oponían a esta demanda, que traía de vuelta el espectro de la ‘troika’ y de las duras reformas de la pasada crisis de la deuda.

Sobre las condiciones, Polonia y Hungría clamaron “victoria” al asegurar que consiguieron desligar el desembolso de fondos a la situación del Estado de derecho. El plan prevé un mecanismo menos riguroso que el propuesto por la Comisión Europea.

1,074 BILLONES

A cambio de su precisa luz verde, Países Bajos, Suecia, Dinamarca y Austria asimismo consiguen prosperar sus “talones”, las rebajas en sus contribuciones al presupuesto de la Unión Europea para el periodo 2021-2027. La Haya ahorrará de esta forma prácticamente dos.000 millones de euros anuales.

Tras su descalabro en el mes de febrero, los 27 acordaron asimismo su porvenir Marco Financiero Plurianual (MFP), su presupuesto común para los próximos 7 años y el primero sin el R. Unido, que se elevará a 1,074 billones de euros (1,229 billones de dólares estadounidenses).

Además de las tradicionales políticas agrícola y de cohesión, el MFP debe cubrir las nuevas prioridades como el Acuerdo Verde, visto como una estrategia de desarrollo, mas instrumentos clave como el Fondo de Transición Justa perdieron recursos.

El tiempo apremiaba para un acuerdo. A raíz de la pandemia, la economía mundial podría contraerse un cuatro con nueve% en 2020, una caída que aumenta al 10,2% en la zona euro y al nueve con cuatro% en Latinoamérica y el Caribe, conforme el FMI (Fondo Monetario Internacional).

La Unión Europea, que superó en el último decenio una crisis económica que opuso a los países del norte y del sur y otra migratoria que dividió al este y al oeste, va a poder centrarse ahora en su futuro, que pasa primero por cerrar su futura relación con el R. Unido.

Sin embargo, el MFP, del que depende el plan de restauración, debe conseguir primero el visto bueno de la Eurocámara a fines de año. Su presidente alertó de un rechazo si no se conseguía un pacto “ambicioso”. El primer discute está previsto el jueves.

(AFP)

Leave A Reply

Your email address will not be published.