Un jubilado de 84 años pierde un libro electrónico y un centenar de personas anónimas le regalan otro

[ad_1]

Dicen que Twitter a veces se convierte en un ‘hervidero de odios’ y sin embargo esta vez nos ha dado una gran lección de solidaridad. Jacinto, a sus 84 años, fue a leer al parque La Cuña Verde de Moratalaz. A pesar de su edad, Jacinto está ‘hermandado’ con las nuevas tecnologías, así que llevó su libro electrónico. Pero un despiste quiso que lo dejara olvidado…

El hombre regresó, pero el libro electrónico ya no estaba, así que escribió con cuidado y con letra bien visible un mensaje por si alguien le podía ayudar. Esta vez, en versión analógica. Y aquí en realidad es donde comienza la historia.

Fue justo en este instante en el que Carol se cruzó en la vida de Jacinto. Ella, periodista, no vio en su nota una increíble noticia, sino un grito de socorro, de esos que buscan el último resquicio de la humanidad que empezamos a perder.

Decidió usar sus más de 1.600 contactos en Twitter para movilizar a un grupo de personas que quisieran colaborar para devolver la sonrisa (y la pasión por la lectura) a Jacinto.

Una respuesta inmediata

La respuesta no tardó. Primero diez, luego veinte… así hasta 130 personas interesadas en ayudar para comprar un nuevo libro electrónico para el anciano. Y hasta una editorial se sumó ofreciendo su pequeño ‘granito de arena’:


Una editorial ofrece libros para el anciano que perdió su libro electrónico |Twiter

En menos de 48 horas Carol consiguió el objetivo: un libro nuevo para Jacinto. En breve lo recibirá, con cariño de más de un centenar de personas anónimas que han conseguido demostrar al mundo que en el fondo la solidaridad nos hace a todos más felices.



[ad_2]

Leave A Reply

Your email address will not be published.