El presidente de la patronal turística de  Fuerteventura, Antonio Hormiga, destaca el apoyo de las cuatro patronales turísticas canarias (Asofuer A. Empresarios Turisticos FuerteventuraAsociación Oficial de Alojamiento en Lanzarote (ASOLAN) feh y Ashotel  ) al plan que impulsa la Consejería de Turismo de Canarias, dirigida por Yaiza Castilla, para convertir Canarias “en un ejemplo mundial de seguridad COVID-19”. 





A la espera de que este jueves el Consejo de Turismo de luz verde a la iniciativa, los representantes empresariales del archipiélago analizan las líneas de colaboración necesarias parea poder elaborar protocolos y procedimientos dirigidos a garantizar la seguridad en toda la cadena de valor “no solo en los establecimientos o trabajadores de los hoteles sino también, por ejemplo, en los proveedores”, explica Hormiga. 
El objetivo es que el destino Canarias esté preparado para reanudar la actividad cuando el peligro haya pasado “porque lo prioritario es garantizar la salud”. 


Para ello, se pedirán pruebas y test en destino y pruebas y test en origen. De esta manera, los empresarios buscan sacar rédito del escaso impacto que ha provocado la pandemia en las islas en comparación con otros destinos. 


Muy especialmente Fuerteventura, que por su gran extensión y escasa densidad de población en un entorno privilegiado es “una de las mejores zonas del mundo para hacer turismo” como demuestra el hecho de que, sin saber cuándo se podrá reaunudar la actividad, “ya tiene una demanda por encima del 50% de reservas”, concluye el presidente de la patronal majorera.