Suecia admite que debería haber impuesto más restricciones contra la COVID-19 y reconoce que hubo “demasiadas muertes” | Coronavirus | Pandemia

El epidemiólogo estatal de Suecia y principal responsable de la gestión de dicho país de la pandemia del nuevo coronavirus, Anders Tegnell, admitió por primera vez que se debieron imponer más restricciones desde un inicio, reconociendo que se han producido una gran cantidadd muertes.

“Si nos encontráramos con la misma enfermedad, con exactamente lo que sabemos ahora, creo que optaríamos por un camino del medio entre lo que ha hecho Suecia y lo que ha hecho el resto del mundo”, dijo Tegnell en una entrevista en la radio pública Sveriges Radio.

“Creo que hay potencial de mejora en lo que hemos hecho en Suecia, claramente”, ha reconocido, aunque hizo énfasis en que sigue considerando negativo un confinamiento total. “Habría sido bueno saber más exactamente qué cerrar para prevenir mejor la propagación de la infección”, ha añadido, argumentando que, como casi todos los otros países europeos cerraron repentinamente, es difícil saber qué medidas dieron mejores resultados.

Suecia se ha convertido en el país con más muertos en el mundo con respecto al tamaño de su población, manteniendo abiertos escuelas y negocios, incluendo centros comerciales, restaurantes y bares. El Gobierno siguió en todo momento los consejos de la Agencia de Salud Pública y de Tegnell.

Entonces, ¿qué medidas tomaron?

Recien avanzada la infección, Suecia prohibió las concentraciones de más de 50 personas, se cerraron las clases presenciales en institutos y universidades, y se restringieron las visitas a las residencias de ancianos.

El foco de la gestión estuvo en la minimización del contacto social y la importancia de la higiene, evitando las cuarentenas drásticas que sí tomaron otros países del continente.

Según los últimos datos oficiales, la COVID-19 ha ocasionado 4 468 muertes en el país, mientras que en Dinamarca han sido 580 y en Noruega 237. Al ser consultado si se habían producido demasiadas muertes, Tegnell respondió: “Sí, absolutamente. En el futuro deberíamos considerar alguna forma de prevenirlo”, agregó.

La estratega sueca también se concentró en proteger a la población de riesgo, sin embargo, el 90% de los muertos por coronavirus eran mayores de 70 años y, la mitad de ellos, vivía en residencias de ancianos. Investigaciones de medios locales han demostrado que el personal de dichos centros no estaba suficientemente formado y carecía de material de protección. Recién a mediados de abril, el primer ministro, Stefan Löfven admitió que la preparación del país para la crisis no fue “suficientemente buena”.

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.

Leave A Reply

Your email address will not be published.