Fuerteventura.- A pesar de la moción de censura que cierne sobre su figura, el alcalde de Ayuntamiento La Oliva, Isaí Blanco Marrero, asegura estar trabajando “como el primer día sin pensar en que tenemos una fecha de caducidad”. 



La próxima semana se debatirá en pleno, previsiblemente, la suspensión de los plazos administrativos para, a partir de su aprobación, contar ocho días hábiles de cara a la materialización de la moción de censura que convertiría a Pilar González en la nueva alcaldesa del municipio. 


Hasta entonces, el equipo de gobierno trabaja en la gestión de la administración y la articulación de distintas medidas para encarar la emergencia socio económica derivada del Covid 19 al objeto de que cuando lleguen los censurantes “tengan los deberes hechos”. 


Es la forma de evitar, explica Blanco, la parálisis que supondría la entrada de un gobierno nuevo, “sin experiencia, sin conocimiento de la administración”. El actual regidor se muestra satisfecho de la labor de su equipo al frente del ayuntamiento y se enorgullece de ser “uno de los ayuntamientos de Canarias que más preparado está para entrar en una crisis económica”.


 Así, recuerda que en la última década ningún gobierno del municipio ha conseguido superar los 18 millones de euros de presupuesto municipal cuando este año La Oliva ronda los 31 millones de euros. Esto permitirá que aproximadamente la mitad de las cuentas, unos 15 milllones de euros “estén liberados para poder destinarlos a paliar la crisis económica”, concluyó.