Fuerteventura.- El gobierno decreta Estado de Alarma y se obliga al confinamiento en los hogares. Negocios cerrados, bares y restaurantes con la persiana baja, la mayoría de los ciudadanos en casa; pero qué ocurre con quienes no tienen un hogar. 




Nos vamos hasta la Misión Cristiana Moderna. El pastor Ángel ha puesto a disposición de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado sus instalaciones para acoger a las personas sin techo. Allí convive estos días más de una veintena de personas sin hogar que comparten espacio con una treintena de migrantes que continúan en las instalaciones.