El Diputado de Nueva Canarias (NC)
considera que el Cabildo de Fuerteventura ha realizado un gran esfuerzo asumiendo
competencias que no son suyas  
Desde que se declarara el estado de
alerta en España, Fuerteventura ha recibido a ciento de personas llegadas en
pateras, por lo que la máxima institución insular ha tenido que habilitar
espacios públicos concebidos para otras funciones ante la necesidad de acoger,
con la mayor dignidad posible, a estos inmigrantes que lamentablemente se
juegan la vida en el océano para intentar abrazar un futuro mejor.
Debemos recordar que el Centro de
Internamiento para extranjeros (CIE) de Fuerteventura se creó en el año 2003, convirtiéndose
en el segundo más grande en tamaño después del de Algeciras, debido a las 
oleadas de cayucos que llegaron a
nuestras costas en las décadas de los años 90 y principios de 2000. Desde
mediados del año 2011, el centro de internamiento permanecía vacío, pasando a s
uprimirse
definitivamente por el ministerio de Interior, tanto administrativa como
operativamente, en junio 2018
por presentar unas instalaciones “que no se adecuaban a
la normativa”.
El Diputado Pedro Quevedo recuerda que en la visita
que el ministro de Interior, Grande-Marlaska,
realizó a Canarias el pasado mes de febrero y en la que se abordó el repunte
migratorio que viven las islas, el Cabildo de Fuerteventura planteó la
necesidad de que Fuerteventura volviera a contar con un Centro de Internamiento
que reuniera las condiciones necesarias para la recepción de inmigrantes en la
isla, comprometiéndose el representante del gobierno de España a la
rehabilitación del centro de cara a las futuras oleadas migratorias que
pudieran sucederse.
“Al no haberse rehabilitado y
acondicionado el centro de internamiento, la situación ha impulsado un evidente
deterioro en el internamiento de migrantes en Fuerteventura debido al repunte
de llegada de pateras, unido a la situación de emergencia sanitaria con el
protocolo de COVID-19 activo, provocando que el Cabildo insular haya tenido que
redoblar esfuerzos que garanticen, no solo la seguridad de los inmigrantes que
llegan sino también, el de la población de la isla.  Se hace necesario y urgente que el gobierno actúe,
habilitando el centro de inmigración en condiciones dignas para albergar, con
la máxima seguridad, a las personas que, por desgracia, se juegan la vida
intentando llegar a nuestras costas” concluye el diputado nacionalista.