Fuerteventura.- La asociación sociocultural Entre Mares, en colaboración con la Red de Apoyo Comunitario, ha prestado ayuda a cinco familias inmigrantes en situación irregular -entre ellas una retornada canaria- desde que se inició el confinamiento a mediados de marzo. 



Personas que acudieron previamente a los distintos recursos de emergencia social que impulsa la administración pública, sin éxito, y que gracias a la ayuda altruista que presta la entidad y los miembros de la Red, lograron un pequeño empujón para salir adelante. 




Son casos que evidencian la fragilidad de este colectivo que subsiste gracias a la economía sumergida y que ”puede quedarse atrás” si no se regulariza su situación, explica el presidente de Entremares,Faissal Ellatifi. 


Por el momento, entre las medidas que contemplan tanto el gobierno estatal como el regional para garantizar unos ingresos mínimos dirigidos a los miembros más vulnerables de la sociedad, no se incluye a este colectivo, recalca. Por eso desde Entre Mares, en esta situación extraordinaria, se insta a la regularización de las personas que no disponen de permiso de trabajo y residencia para garantizar su acceso a los recursos. Para ayudarles, insiste Ellatifi, “hay que sacarlas de la sombra”.