Miguel Silvestre, toneladas de solidaridad en bicicleta por Madrid

[ad_1]

Miguel Silvestre, ciclista Élite que abandonó los entrenamientos para ocuparse de la frutería de sus padres durante los peores momentos de la pandemia del coronavirus, entregó este domingo 2.500 kilos de fruta solidaria en el centro de Madrid.

Miguel Silvestre se bajó de su bicicleta de competición cuando empezó la pandemia para ocuparse de la frutería de sus padres, un establecimiento del barrio de El Viso, en la calle Felipe Campos, que data de 1936, para que sus progenitores pudieran quedarse en casa.

“Ayuda y responsabilidad con el medioambiente”

“El mensaje que quiero trasladar es el de ayudar a la gente cercana. La solidaridad está muy bien, pero también hay que hacerlo con un compromiso y responsabilidad con el medioambiente, por eso el medio de transporte es la bicicleta”, declaró Silvestre.

Silvestre contó con el apoyo de la plataforma “Where is the limit?”, liderada por el ex CEO de GAES Antonio Gassó, y que cuenta con el apoyo principal de Andbank, cuyo objetivo es financiar proyectos que estén colaborando de algún modo en la lucha contra la pandemia de la Covid-19. La beca, de 2.000 euros, se transformó en 2.500 kilos de fruta y verdura.

La caravana que dirigió Silvestre llegó a cada uno de los seis comedores sociales y parroquias que se beneficiaron de la acción, pasando por puntos icónicos de la capital española. El reparto de frutas se llevó a cabo mediante e-bikes que condujeron ocho ciclistas.

“Hemos dado fruta para dar de comer a entre cuatrocientas y quinientas familias durante la semana. Quería que fuera fruta porque mucha de esa gente recibe alimentos para comer, pero suelen ser no perecederos, y la fruta es fibra y es muy necesaria”, dijo a EFE Silvestre.

Miguel Silvestre estuvo acompañado por diversos deportistas que le ayudaron en su extraordinaria labor solidaria por diversos barrios de Madrid.

“He hablado con amigos que hacen retos en bicicleta para que se sumaran a esto. Es un pequeño altavoz para que este mensaje le llegue a la gente, porque a todos nos sobran cosas en casa y es bueno enterarse dónde está el comedor social más cercano para llevarlo”, confesó.

“Nosotros hemos llevado la fruta a comedores sociales que ya existían y a tres de nueva creación, que dan una compra semanal a unas 200 familias en zonas como Prosperidad, Chamartín y Chamberí, que son zonas que económicamente no suelen ser las peores”, comentó.

El proyecto, apoyado por Freno al Ictus, Cris Cáncer, El Motor de tus pasos y Holystic Pro África, estuvo impulsado por un total de veinte ciclistas que no conocen límites “cuando hay ganas, actitud y voluntad de cambiar el mundo”.

[ad_2]

Leave A Reply

Your email address will not be published.