Las historias se echan a la calle

A punto de cumplir su medio siglo de vida, la Feria del Libro va a vivir este año su edición más singular en A Coruña, que va a dar inicio mañana a las 12.30 horas con una nueva localización más segura y protocolos de higiene. Las casetas, un total de 16 entre librerías y editoriales, empezaban ya a erigirse el día de ayer en el Cantón Pequeño desde Sánchez Bregua, que reunirá a 107 escritores, ilustradores y traductores hasta el 10 de agosto.

A raíz de la urgencia sanitaria, la mayor parte de los autores que asistan a firmar van a ser locales y gallegos. La feria va a contar con 3 puntos de firma y los escritores van a estar ubicados tras mamparas como medida precautoria, a la que se sumará la desinfección del moblaje ya antes y tras cada autógrafo. En esta 49 edición, no va a haber presentaciones para eludir el peligro de contagio, y se establecerá un sentido único de circulación, de derecha a izquierda. Cada caseta va a contar con un acceso propio, anterior desinfección de manos, y en todos y cada expositor se atenderá por vez un turno de un máximo de 4 personas.

“La feria del año en curso es precisa para reactivar la industria cultural gallega y dar visibilidad a las historias que quedaron sin compartir a lo largo del confinamiento. Este ámbito jamás falla a A Coruña, y aguardamos que la urbe tampoco le falle al ámbito”, señaló en la presentación del acto el concejal de Fiestas Juan Ignacio Borrego. El edil aseguró que la cultura “precisa recursos”, y animó a los coruñeses a acercarse a la “buena compilación de volúmenes” que camparán en las calles desde mañana. Los libros van a contar con un descuento del 10%, y asistirán autores como Elba Pedrosa, Manuel Rivas, Javier Peña, Xurxo Souto, Emma Pedreira, El Hematocrítico o bien Miguelanxo Prado, aparte de las librerías coruñesas Azeta, Metrópoli Cómics, Moito Conto, Arenas, El Faro de los 3 Mundos, Nobel y Ala Cómics.

En el acto, las administraciones coincidieron en su llamamiento a la conciencia civil para respetar los protocolos y gozar de la feria seguramente. “Son lugares donde lo que nos agrada es caminar y charlar con los libreros. Nuestra pretensión es que ese año sigamos haciendo lo mismo, si bien sea cumpliendo medidas angostas de seguridad”, señaló la organizadora de la Federación de Libreros de Galicia, Nani Regueira. La responsable invitó a que la consigna de esta 49 edición, “non contaxian, mas enganchan”, “sea un leimotiv de responsabilidad de todos”, y agradeció el ahínco “económico y anímico” de los libreros en una temporada tan difícil tras la pandemia. “Muchos están aún en ERTE y eso les ha impedido asistir, mas el ámbito se está volcando desde el principio en este escaparate para la literatura”, aseveró.

Como novedad, y para reducir el hartazgo de las esperas, la feria ha contado este año con la cooperación de la mayor parte de sus escritores para la creación de un proyecto de dinamización acústica. Los expositores dispondrán de “prácticamente cien audios y vídeos para amenizar la espera en las casetas”, de tal modo que sea más fácil respetar el plan anti-Covid. El virus cambiará la activa, mas organizadores y autoridades esperan que sea asimismo un empuje para el anhelo lector. “A lo largo de la pandemia todo el planeta volvió a leer los libros pendientes”, apuntó el miembro del Congreso de los Diputados de Cultura Xurxo Couto, al que el jefe territorial de la Xunta en ACoruña, Severino Álvarez, coreó la idea de que las historias “nos hacen libres”.

Feria del Libro Antiguo

El bocado que el Covid le ha dado a las fiestas, reducidas en un 75%, no afectará tampoco a la Feria del Libro Viejo. Las casetas van a subir de nuevo sus persianas para cumplir con la cita, que ofrece de año en año volúmenes de ocasión. Los expositores van a estar abiertos al público del 14 al 31 de agosto, en exactamente la misma localización que la Feria del Libro.

Leave A Reply

Your email address will not be published.