Las guarderas municipales alertan de que son “imposibles” con su actual financiacin

Las escuelas infantiles municipales precisan de un reequilibrio económico que garantice su continuidad, aseveran las directivas de los 9 centros, que sostienen conversaciones con el Gobierno local para lograr este propósito, puesto que estiman que con la presente financiación son “imposibles”.

Beatriz Ferreira, responsable del centro A Caracola, de Novo Mesoiro, resalta que la situación es incluso más alarmante ahora frente a las demandas que impondrá la administración autonómica a los centros de educación para el próximo curso para cumplir el protocolo sobre el Covid-19. “Si no deseamos que los pequeños se mezclen, hay que hacer ajustes de personal y fondos que son imposibles”, advierte.

Para las escuelas infantiles es preciso un incremento de los recursos municipales que reciben por cada pupilo que tenga presente además de esto aspectos como el aumento del IPC o bien de los sueldos del personal, puesto que esta última medida va a generarse un par de veces antes que acabe el año.

Las directivas ponen de relieve además de esto que esta clase de centros cuentan con un número de trabajadoras elevado que debe tenerse en cuenta en el momento de establecer su presupuesto con la intención de poder prosperar su tarea pedagógica. Las responsables de las escuelas prevén acudir al pleno del ayuntamiento que aprobará esta semana su nuevo reglamento, al que habían presentado alegaciones. Gobierno local y Marea Atlántica anunciaron que habían alcanzado un pacto sobre esa normativa en el que incorporaron ciertas propuestas de las directivas, mas estas aún no recibieron la contestación a sus alegaciones, con lo que ignoran cuáles de ellas fueron admitidas. Beatriz Ferreira apunta sobre esas ideas que fueron elaboradas en común por las 9 directivas y con un pacto unánime entre ellas.

A pesar de que se rechazaron múltiples de sus propuestas, Ferreira estima que el nuevo reglamento va a suponer un avance en relación con el actual pues está desfasado en ciertos aspectos y pues se ha cambiado atendiendo a criterios pedagógicos y educativos.

El pacto entre Partido Socialista Obrero Español y Marea sobre el reglamento rechaza las alegaciones de las directivas, el Partido Popular y el BNG que solicitaban una reducción de las ratios de pupilos por sala. La razón de esta negativa es la necesidad de una investigación económico anterior, puesto que la gratuidad que se va a aplicar en estas escuelas desde el próximo curso ya supone un incremento de la partida municipal para estos centros. Asimismo se señala que la Xunta no redujo las ratios escolares ni tan siquiera tras la pandemia y que esa medida forzaría además de esto a alterar los contratos de administración de las escuelas por el incremento de gasto que supondría, a lo que hay que unir que podría implicar la reducción del número de usuarios, puesto que muchos de los centros tienen sus plazas ocupadas. Ferreira explica que las directivas procuraban con esta alegación que se meditase sobre lo que consideran una necesidad en las escuelas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.