La Polica vigilar aglomeraciones y reas lejos de casas en el primer da con nios en la calle

Salir a la calle con los niños menores de 14 años tras el confinamiento de más de un mes pero todavía en estado de alarma por la pandemia del coronavirus va a demandar “buena fe” y “sentido común”, una actitud que pasa por ajustarse a las medidas básicas de seguridad hasta ahora anunciadas por el Estado y por evitar otras situaciones que, ante la mayor presencia de ciudadanos en las calles, pongan en riesgo la salud de las personas. Por eso los cuerpos de seguridad que hasta ahora han vigilado el cumplimiento del decreto estatal de mediados de marzo que limita la circulación de vecinos, velarán a partir de mañana por que adultos y menores cumplan las medidas de desconfinamiento gradual de los menores.

Policías locales y nacionales, en el mismo número utilizado desde el pasado 14 de marzo, controlarán en la ciudad las salidas de padres y madres con sus hijos e hijas. No se tratará de una vigilancia exhaustiva de su comportamiento, algo “muy complicado” de cumplir, según recalcan fuentes municipales, sino de que adultos y menores eviten las aglomeraciones, se detengan a hablar con otras personas más de lo recomendado aunque mantengan las distancias de seguridad aconsejadas o se desplacen a lugares alejados en más de un kilómetro de viviendas, como la zona de punta Herminia, el Milenium, el paseo de O Parrote, el dique de abrigo o el parque de Bens.

Los agentes de los cuerpos de seguridad tratarán de que se cumplan las medidas generales anunciadas hasta ahora por Sanidad, como respetar el horario de salida de 09.00 a 21.00, que los niños no utilicen las zonas de juegos de los parques o que no se junten para jugar, pero están a la espera de conocer detalles más concretos sobre las condiciones del desconfinamiento que la administración estatal aún debatía ayer y que hoy harán públicos los ayuntamientos. Entre estas cuestiones, muchas preguntadas por los coruñeses a través del teléfono 010 en las últimas horas, están el uso de las playas o el paseo por grandes espacios verdes como el parque de Santa Margarita; pero también aspectos relacionados con la higiene, como el lavado de la ropa o los objetos bajados a la calle por los menores.

Por las instrucciones más precisas del Gobierno central esperan también los concellos de la comarca coruñesa, aunque algunos ya han avanzado sus propias medidas. Oleiros no permite el acceso de los menores a las zonas de juegos infantiles, pero si deja “pasear, jugar y correr por los parques públicos y las playas”, aunque el Estado aún no ha aclarado si se podrá estar en los arenales. Culleredo, a través de un cómic, advierte de evitar lugares concurridos como las tiendas y, ante la preocupación vecinal por las aglomeraciones, recomienda que los residentes en números pares bajen a la calle en horas pares y los que viven en los portales impares, lo hagan en las horas impares.

Arteixo recomienda usar las amplias zonas de esparcimiento del concello para respetar mejor las distancias de seguridad y permite que en los entornos rurales se puedan utilizar sendas, bosques y similares. Cambre y Carral se ajustarán a lo que dicte el Gobierno central, aunque este ayuntamiento avisa de que la policía “estará pendiente de que los padres cumplan las normas y los niños no entren en los parques infantiles. Bergondo no garantiza la seguridad en sus playas, que no se han limpiado y añade que no cuenta con medios para controlar que en ellas se cumplan las medidas. Sada mantendrá abiertos los arenales, pero Miño no, mientras que Betanzos anuncia un trabajo “especial” de desinfección en las zonas más transitadas.

Las tareas de desinfección también se han intensificado en A Coruña desde el jueves para hacer más seguros los paseos de los padres con sus hijos desde mañana, sin riesgo de contagios o infecciones. “Este desconfinamiento debe estar basado en la solidaridad y en que la gente sea responsable”, destacan fuentes del Ayuntamiento coruñés. Los policías que patrullen por las calles también estarán pendientes de aquellos barrios con mayor población joven e infantil, como Vioño, Os Rosales y Matogrande, algunos con espacios verdes que, como hasta ahora, tendrán precintadas las áreas de juegos. Las mismas fuentes desean que las nuevas instrucciones del Estado no causen confusión a los ciudadanos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.