La no promoción de curso será “excepcional” en Madrid que mantiene los criterios de titulación

[ad_1]

Los centros educativos de la Comunidad de Madrid respetarán la normativa vigente a la hora de ponderar la promoción de curso de los alumnos de los centros educativos, aunque se traslada a los docentes que la repetición de curso se considerará una medida “de carácter excepcional”. En un curso escolar marcado por la suspensión de clases presenciales por la pandemia del coronavirus, los equipos docentes deberán ponderar las posibles carencias “no achacables al alumnado”.

“La promoción y la titulación deberá respetar la normativa vigente en la Comunidad de Madrid para cada enseñanza. La no promoción de curso se considerará una medida de carácter excepcional”, recogen las instrucciones de la Consejería de Educación remitidas a los centros docentes para el desarrollo del tercer trimestre y el final del curso escolar 2019-20.

Se debe tener presente que la permanencia de un año más en la etapa tiene un carácter excepcional y se adopta tras haber agotado el resto de medidas ordinarias de refuerzo y apoyo para solventar las dificultades de aprendizaje del alumno”, agregan las directrices elaboradas por la Consejería de Educación, consultadas por Europa Press.

No obstante, se insiste en el respeto a la normativa vigente que estipula que no puede titularse en Bachillerato con materias suspensas ni en ESO con tres asignaturas no aprobadas.

Para evitar el desfase curricular en los alumnos, se programarán y desarrollarán actividades de refuerzo o de repaso sobre aquellos elementos básicos del currículo o de la programación, así como actividades de recuperación para aquellos alumnos que tuvieran alguna evaluación no superada o asignaturas pendientes de recuperar.

Asimismo, las directrices de la Consejería de Educación proponen para aquellos alumnos que puedan ampliar conocimientos, se podrán programar actividades de profundización o de ampliación.

Proceso de evaluación

Otro de los aspectos reflejados en las instrucciones enviadas a los centros educativos es la parte referida al proceso de evaluación, que se centrará en los contenidos y las competencias abordadas en los dos primeros trimestres.

Los profesores valorarán que las actividades de aprendizaje y de evaluación realizadas a distancia suponen un ritmo diferente y, por eso, harán una evaluación individualizada, atendiendo a las circunstancias personales y educativas en cada caso.

A su vez, en este documento se establece la necesidad de que los docentes “prioricen” los “conocimientos esenciales” del temario que permitan el progreso académico de los alumnos el próximo curso escolar 2020-21.

Otros aspectos que se estipulan son el refuerzo de acción tutorial con alumnos y familias para conocer el desarrollo de su aprendizaje durante el periodo de suspensión de clases presenciales.

Evaluaciones concluidas antes del 16 de junio

En caso de reanudación de la actividad educativa presencial, los profesores deberán dar más relevancia, en la medida en que sea posible, los contenidos y las competencias que no pudieron abordarse a distancia por requerir la utilización de material específico o la realización de actividades prácticas, así como programar las actividades de evaluación presenciales”.

El texto remitido a colegios e institutos hace especial hincapié en los alumnos que se encuentran en situación de desventaja o con problemas especiales del aprendizaje, para quien el Ejecutivo regional ya diseñó un plan con medidas de refuerzo educativo. Por tanto, para aquellos estudiantes con necesidades educativas especiales o de compensación educativa, así como con dificultades específicas de aprendizaje, se realizará la modificación, adaptación y seguimiento de los planes de apoyo y refuerzo que se consideren necesarios. En caso de no superarse, se llevarán a cabo adaptaciones y planes específicos personalizados de apoyo y refuerzo educativo de cara al curso escolar 2020-21.

Por último, en las instrucciones se fijan las fechas de las evaluaciones finales, que deberán estar concluidas antes del 16 de junio en el caso de las ordinarias, y del 26 de junio las extraordinarias.

En segundo de Bachillerato, los centros programarán la evaluación final ordinaria antes del 23 de junio, mientras que la prueba extraordinaria tendrá lugar los días 1 y 2 de septiembre.

[ad_2]

Leave A Reply

Your email address will not be published.