“La mayora de festivales de rockabilly semejan geritricos”

El brillo y el fragancia a cuero de los dorados años 50 se hace patente con Mad Martin Trío, un conjunto resuelto a mirar a Cash donde otros observan a Rosalía. La banda, dirigida por Martín Esturao, va a abrir mañana a las 21.30 horas el ciclo Into The Night del Playa Club, donde van a ofrecer un concierto al lado de True Mountains.

Lo de Mad Martin sugiere que su historia oculta más de una temeridad.

Pues sí. Yo ya antes de tener esta banda tenía una que se llamaba Doctor Yanqui, y tuvo cierto éxito. Hicimos una vira en Suecia y el muchacho que nos llevó fue el que me puso lo de Mad Martin por las cosas que hacía en el escenario. En nuestros conciertos termina todo el planeta bailando sí o bien sí, de ahí que.

Los comenzó a dar acá, si bien medró en la ciudad de Londres, ¿qué una parte de su esencia musical emigró con ?

Cuando me vine ya era un mocito, y venía con ciertos discos que tardaron en llegar acá. Además de esto, tuve la fortuna de que mi madre trabajaba en casa de una actriz famosísima [Britt Ekland] y nos criamos prácticamente en su casa. Recuerdo el rollo del artisteo, los músicos que entraban y salían, la cantidad de música que nos trajimos de allá?

¿Le chocó la escena que halló en España?

Cuando llegué era un buen instante, por el hecho de que para un adolescente España en los 80 era una insensatez. En aquel instante, si bien echaba de menos muchas cosas, no me arrepentí nada de venirme acá, por el hecho de que era una celebración continua. Que si la Movida?

La temporada dorada?

Sí. Que conste ahora todo se idealiza, y los que estábamos en urbes del extrarradio lo teníamos mucho más difícil. Mas, incluso de este modo, fue una temporada bonita y muy libre.

Desde entonces ha estado en cuando menos 5 bandas, ¿Mad Martin Trío es la terminante?

Yo creo que a esta altura sí. Si bien los que somos traseros inquietos siempre y en toda circunstancia hacemos alguna cosa. Ahora estoy comenzando a ensayar con una banda más country. Se ve que me marcho haciendo mayor (ríe).

En 2015 afirmaban con su álbum que era tiempo de volverse locos [Time to go Mad], ¿de qué lo es el día de hoy?

Con esto del confinamiento? ¿Qué me sugiere la nueva realidad? Puesto que hay una canción de Frank Sinatra que tiene por nombre The world we knew (ríe). Es de este modo como un tanto apocalíptica, y es lo que me sugiere todo esto. Mas no nos queda otra que tirar cara adelante. Este concierto que haremos en el Playa, por servirnos de un ejemplo, supone reiterar, por el hecho de que cuando presentamos el último disco en 2018 hicimos una minigira con True Mountains y fue estupendo.

Fue aquel Tornado, un vinilo grabado en analógico, producido con crowdfunding? Todo lo opuesto al mainstream.

Sí, plenamente. Es un disco prácticamente artesano, un capricho. Fabricar un vinilo no sale mucho a cuenta, por el hecho de que la música actualmente es ya Spotify.

Decían los Hound Dogs que el rock de los 50 se halla en la actualidad en mal momento. ¿Los jóvenes ya no miran a Jonnhy Cash?

Hay muchas lecturas. Por una parte, está en mal momento por el hecho de que cada vez existen menos sitios en los que tocar, mas, por otro lado, jamás nunca en la historia del rock de España ha habido tal cantidad de bandas. ¿Qué pasa? Que no llegamos al mainstream por el hecho de que hay otras cosas, está Rosalía. Ha alterado la forma de propagar la música. Mas la crisis más gordita es que no tenemos relevo generacional. Tocar en Suecia, por servirnos de un ejemplo, es una maravilla, por el hecho de que ves chavales de 17 años bailando. Acá, quitando alguna salvedad, la mayor parte de festivales de nuestro estilo semejan geriátricos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.