La letra usada en el pebetero de homenaje a las víctimas de la Covid-19 en Madrid, a debate en redes sociales

[ad_1]

La inauguración el pasado viernes de un monumento de homenaje al pueblo de Madrid por su “comportamiento heroico” para afrontar la crisis del coronavirus fue una de las grandes imágenes que nos dejó este peculiar San Isidro 2020. El monumento se compone de un pebetero en color negro con una pequeña placa a sus pies en la que reza la siguiente inscripción: ‘Vuestra llama nunca se apagará en nuestro corazón. En homenaje a los fallecidos durante la pandemia del Covid-19’.

El mensaje ha venido acompañado de cierto debate en las redes sociales en las últimas horas no por su contenido, sino por el estilo tipográfico usado.

Diseñadores e infografistas critican que el tipo de letra usado sea una Hobo, cuyo diseño, menos serio que otras fuentes tipográficas, siempre ha estado más dirigido a un público más infantil y juvenil y para contenidos más desenfadados.

“La elección de una tipo es crucial porque aporta matices muy diferentes a un mismo mensaje, hasta puede cambiarlo completamente. Elegir la Hobo STD (1ª) para una placa conmemorativa es como elegir la Comic Sans para un informe de unos resultados médicos”, dice, por ejemplo, un profesional del mundo del diseño. “Los diseñadores tenemos que hacer la vista gorda; si no, no vivimos tranquilos”, dice otro.

Precisamente Comic Sans se ha convertido en Trending Topic este lunes por la mañana en Twitter, con cientos de mensajes que ha debatido sobre la idoneidad de la fuente de letra elegida para el pebetero… y eso que no se uso una Comic Sans.

“Los diseñadores nos fijamos en cosas invisibles para el resto de la gente. Por ejemplo: nos escandaliza que el luto de Madrid se solidifique en una tipografía infantil, más propia de un menú del día en un polígono. Para esto, hubiera valido Comic Sans”, dice Diego Areso, director de arte de El País.

También hay defensores y bromistas, como en todo debate en las redes sociales:

La Comic Sans es una fuente creada en 1994 por Vincent Connare, fomentando su uso para el público adolesccente. Esta fuente y otras similares como Hobo se popularizaron tanto que es fácil verlas en la publicidad, por su ‘cercanía’ a un público más moderno. Tanto se usa que hasta en 2002 se creó el movimiento ‘Ban Comic Sans’ (Prohibid Comic Sans), con el que diseñadores de todo el mundo mostraron su boicot a esta fuente.



[ad_2]

Leave A Reply

Your email address will not be published.