Fuerteventura pasa el lunes a la Fase 2 y continuará recuperando parte de su pulso vital. 



En esta etapa se permitirá de nuevo el acceso y disfrute de los arenales. “Las playas nos conectan directamente con la vida”, explica el terapeuta Felipe Morales quien destaca estos espacios como lugares “donde no activamos el estado de alarma interna” y que nos llevan a relajarnos y a estar tranquilos.