Inspección de Trabajo obliga a las residencias públicas a cumplir con las medidas del Ministerio de Sanidad

[ad_1]

La Inspección de Trabajo ha informado a la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) de los requerimientos que ha efectuado tanto a la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS) como a las direcciones de las residencias públicas de personas mayores de Manoteras, Gran Residencia y la de personas con discapacidad Mirasierra, en los que les advierte del “obligado e inexcusable cumplimiento” de las medidas de prevención de riesgos laborales, seguridad y salud laboral por riesgo de exposición al Covid-19 que exige la Ley de Prevención de Riesgos laborales, así como de las decretadas por el Ministerio de Sanidad.

Estos oficios requerimientos responden a las denuncias presentadas por este sindicato, que presentó escritos contra estas y otras residencias de personas mayores y de personas con discapacidad, al observar que en estos centros “no se cumplía con los protocolos de protección a los trabajadores, lo que ha arrojado un alto número de contagiados por coronavirus entre trabajadores y residentes“.

El pasado 14 de abril, la Inspección de Trabajo, dependiente del Ministerio de Trabajo y Economía Social, inició, a instancias de CSIF, su actividad requiriendo a la direcciones de las tres residencias que aportaran pruebas en referencia a las medidas de prevención de riesgos laborales aplicadas por la incidencia del Covid.

Una vez determinada la competencia de la Inspección, el pasado 29 de abril procedió a formular requerimiento para adoptar las medidas necesarias en materia de prevención de riesgos laborales, seguridad y salud laboral, por riesgo de exposición al Covid-19, advirtiendo del obligado e inexcusable cumplimiento de las medidas decretadas por el Ministerio de Sanidad.

“No se cumplía con los protocolos de protección a los trabajadores, lo que ha arrojado un alto número de contagiados por coronavirus”

Asimismo, la Inspección de Trabajo les recuerda, según el sindicato, que están obligados a realizar la pertinente evaluación de riesgos y determinación de los equipos de protección individual necesarios para cada tipo trabajador de los centros residenciales.

Efectuada tal evaluación, se proporcionen dichos equipos de protección individual a cada trabajador en cuanto pueda obtener los mismos y estén a su disposición. Y también poner a disposición de recipientes seguros e identificables de recogida de residuos sanitarios de tamaño y en cantidad suficientes.

Deficiencias denunciadas

Desde el pasado mes de marzo, CSIF Madrid ha venido denunciando una serie de deficiencias en las residencias públicas de la Comunidad, como “la escasez de EPIs y los problemas para descontaminarlos y almacenarlos; la reutilización de mascarillas; trabajadores que teóricamente no están con residentes infectados se tienen que fabricar su material de protección; la distribución de residentes que habían estado en contacto con afectados sin realizarles ningún tipo de prueba por ser asintomáticos”.

Del mismo modo, este sindicato ha denunciado que los trabajadores “no han recibido formación suficiente ni información precisa para contener y prevenir los contagios”. “En cambio, las direcciones de los centros han minorado sistemáticamente los potenciales riesgos para la salud, y no han tomado las debidas precauciones y medidas preventivas o acopio y disposición de material, ropa de trabajo y equipos de protección individual”, concluyen.

[ad_2]

Leave A Reply

Your email address will not be published.