Grupo Riesgo, el último comprador de Alu Ibérica, carece de personalidad jurídica

Pese a la rimbombancia con la que sus gestores lo presentan, Grupo Industrial Riesgo, el supuesto conglomerado empresarial que da soporte al nuevo propietario de Alu Ibérica (antigua Alcoa) y gestora desde hace un mes de las plantas de A Coruña y Avilés, ni siquiera consta a día de hoy como sociedad inscrita en ningún Registro Mercantil español. En concreto, Grupo Industrial Riesgo es la denominación comercial de PM MR 1866, SL, una sociedad satélite de la firma Manuel Riesgo SA, constituida el 9 de mayo de 2019 con 3.000 euros de capital social, sede en Benalmádena (Málaga) y carácter de sociedad limitada unipersonal. Esto último tiene, entre otras, una importante ventaja para el propietario: al igual que la sociedad limitada, permite proteger el patrimonio personal de quien la funda.

PM MR 1866 tiene un único accionista, Víctor Rubén Domenech (alias David), y su administrador único es desde el día de la constitución Luis Losada Gómez. Quizá por su corta vida, un año, aún no ha presentado ningún balance o resultado de forma oficial. El sector de actividad económica de la sociedad que ampara la denominación comercial Grupo Industrial Riesgo es la distribución al por menor de productos de uso químico, industrial, alimenticio y cosmético. Víctor Rubén Domenech la constituyó tras haber tomado el control de Manuel Riesgo, SA -una operación que está judicializada- para dar soporte a una cadena de franquicias que pide a los inversores interesados un canon de entrada de 30.000 euros más IVA, además del pago de un royalty mensual del 5% de la facturación y de un canon publicitario del 3% de las ventas mensuales.

Como curiosidad, miembros de la familia Manuel Riesgo -la que gestionó el negocio hasta la entrada en el accionariado de Víctor Rubén Domenech- llaman la atención sobre el hecho de que los gestores de la franquicia datan la fecha de creación de la empresa en 1866 cuando, realmente, fue fundada en 1940. “Una mentira más de Domenech”, aseveran fuentes familiares.

Dado que Grupo Industrial Riesgo como tal no hubiera podido comprar Alu Ibérica porque carece de personalidad jurídica, lo que hizo Víctor Rubén Domenech fue constituir otra sociedad instrumental ad hoc. Así nació System Capital Management, fundada el 3 de enero de 2020 y dotada con un capital social de 330.000 euros. El administrador único coincide con el de PM MR SL, Luis Losada Gómez, y el domicilio social también coincide: un despacho de la calle José Abascal de Madrid. A diferencia de la matriz, cuya actividad declarada es el comercio de productos químicos, System Capital Management evidencia en su declaración de actividad para lo que fue constituida: la fabricación, comercialización, intermediación, exportación e importación de aluminio y sus aleaciones.

Casualidad o no, es llamativa la analogía del nombre de la empresa usada para comprar Alu Ibérica con System Capital Management Ltd., más conocida por sus siglas, SCM; se trata de una importante compañía financiera e industrial de Ucrania con sede en Donetsk. El negocio está controlado por el empresario multimillonario ucraniano Rinat Akhmetov, propietario del 100% de las acciones de la compañía. Pese a la semejanza de los nombres, nada tienen que ver una con otra. Del mismo modo, los supuestos “inversores rusos” a los que ha aludido en varias ocasiones Domenech como respaldo financiero no tienen nada que ver con el magnate ucraniano.

Antes de presentarse como gestor del “conglomerado industrial” Riesgo, el polifacético Víctor Rubén Domenech regentó sendas sociedades del sector de la informática, las dos con sede en la madrileña calle Leganitos: una tenía por nombre Businessland International (nuevamente una analogía, en este caso con el gigante alemán de la informática Businessland GmbH) y la otra Citium Eurogroup. Domenech desempeñó en ambas el papel de apoderado desde 2011 hasta su cese reciente.

El currículo societario de Domenech tiene otros dos capítulos, ambos también prescritos: haber sido socio de Boston First Services, S. L., con sede en Alcobendas (donde el empresario tuvo fijada su residencia) y dedicada a la cesión de maquinaria, instrumentos electrónicos y equipos informáticos; y haber compartido responsabilidades al frente de Feldman & Murdock Attoreys at Law, S. L. P., un despacho de abogados madrileño en cuya sede está, a su vez, la de System Capital Management, la sociedad instrumental usada para la compra de Alu Ibérica.

El socio director de este bufete es Antonio Luna Lema, el abogado que asistió a Víctor Rubén Domenech, según la información publicada ayer por este diario, cuando la Policía Nacional de Badajoz lo detuvo por estar requerido a raíz de una investigación por estafa y encontró en su poder un documento de identidad portugués falso.

El socio ocasional de Domenech fue el abogado que asesoró y representó a la sociedad Full Pack Trading and Marketing -una firma con 3.006 euros de capital social y domiciliada en Talavera de la Reina (Toledo)- en la compra de la empresa gijonesa Tuinsa Norte, vendida en diciembre de 2018 por los antiguos dueños, José Andrés Mendivil Ardura y Francisco Manuel Menéndez Roces. Los miembros del comité de empresa de la malograda firma aún recuerdan la presentación del abogado extremeño afincado en Madrid: “Soy el que viene a cerrar la empresa”. Aquellas palabras fueron proféticas porque Tuinsa se fue al garete pocos meses después dejando en la calle a 59 empleados.

Leave A Reply

Your email address will not be published.