Fuerteventura.- Pateras, Racismo y Capitalismo, articulo de opinión de Pau Quiles

[ad_1]

Fuerteventura.- Estamos
viviendo una época de cambios sociales, de golpes a nuestras sociedades tal y
como las conocemos. Parece que estamos asistiendo a los últimos coletazos del
sistema capitalista tal y como lo conocíamos. 

Lo que hay que evitar es que se
haga más fuerte y se reinvente, ya que dispone de herramientas muy potentes
para controlar a las sociedades. De esas herramientas, entre otras está el
miedo. Crear incertidumbre hace que las personas nos volvamos más vulnerables y
por ente, más manipulables.
Muchas
personas no se dan cuenta porque la precariedad laboral y la falta de recursos
básicos, hacen despertar ese instinto de todo ser vivo que es el de
supervivencia.

La extrema derecha
está aprovechando ese instinto despierto en la sociedad, que es el del miedo a
que, si lo estás pasando mal, pueda venir alguien de fuera a quitarte el
trabajo, puedan mermar aún más tu “estado de bienestar” y te quedes sin
oportunidades laborales. 

Oportunidades y derechos laborales diezmados por la
derecha durante años con la única finalidad de alimentar al capital, a la
burguesía, pero que te harán creer que es por culpa de las personas que vienen
de fuera con argumentos falsos y demostrados como son el que “todos los
inmigrantes que vienen tienen una paga y una casa de inmediato y además te
robarán el trabajo.”

Esto solo hace
que alimentar un odio y un racismo hacia otros seres humanos por el simple
hecho de haber nacido en otros lugares del mundo. Lugares, muchos de ellos, que
sufren a diario el expolio de sus riquezas y las violaciones de los derechos
humanos y todo por culpa de occidente. Guerras que provocamos desde Europa,
desde EEUU. 

Conflictos que acaban con miles y miles de vidas humanas en países
africanos como Burundi, Mali, Nigeria, República Centro Africana, República
Democrática del Congo, Somalia, Sudán.

 O dramas y guerras “pasivas” donde
tenemos un papel relevante y nuestro país sigue mirando hacia otro lado como es
el conflicto que tenemos a menos de 100km de Fuerteventura, como es la
ocupación del Sahara Occidental por Marruecos desde hace más de 45 años, que
tiene al pueblo saharaui dividido por el muro de la vergüenza y donde gran
parte de su pueblo vive en territorio argelino en campos de refugiados en una
situación dramática. 

Saharauis que nacen en Argelia marcados en sus pasaportes
como extranjeros. Extranjeros en el país en el que nacen, extranjeros en su
país de origen ocupado y por lo tanto extranjeros en todo el mundo. Solo porque
Marruecos quiere quedarse con un territorio que no es suyo, expoliar todas sus
riquezas como es el oro o el fosfato y donde España podría tener un papel
importante, ya que administrativamente este territorio sigue dependiendo de
este país.

Hemos visto un
repunte de llegada de pateras a nuestras islas. Muchas personas, dentro de ese
miedo inculcado por el capitalismo a que “no nos roben lo nuestro” aumentan su
lenguaje racista, alimentado por la extrema derecha, diciendo cuando llega una
patera autenticas barbaridades de esos seres humamos que ”no son más” que una
moneda de cambio entre los países tanto que quieren ocupar más aguas y
territorios que no son suyos con otros países que colaboran en ese expolio que
obliga a estos seres humanos a huir a la desesperada de sus países antes que
morir de hambre, torturados y con mujeres y niños sufriendo vejaciones y
violaciones. 

Yo pienso que hay que tener memoria de cuando nuestro país emigró
y pensar que puede ocurrir de nuevo en cualquier momento y por diferentes
factores. El COVID-19 nos ha demostrado que somos más vulnerables de lo que
pensábamos y que en cualquier momento puede ser la gente de nuestro país o de
países vecinos que vivían en ese falso “estado de bienestar”, los que deban
huir de sus países de origen por múltiples motivos.
Cuando llegue
una patera, en vez de culpar a los pobres seres humanos que vienen asustados
dentro de esas embarcaciones las cuales muchas se pierden en el fondo del mar,
pensemos en qué estamos haciendo mal como sociedad y pensemos en quienes son
los culpables de que tengan que huir de sus países. Denunciemos a los países
que vulneran los derechos humanos y a los que miran hacia otro lado con tal de
defender sus intereses o en muchos casos negocios con esos otros territorios
que juegan con las vidas humanas y deciden cuando abrir sus fronteras y dejar
que estos se lancen al mar en busca de una felicidad que muchas/os no
encontrarán jamás.
¿Por que no
comenzar desde Fuerteventura a lanzar ese mensaje de Cultura de Paz a todos los
continentes que nos rodean?
Nos
encontramos en un lugar estratégico en el Atlántico donde podemos comenzar a
irradiar la CULTURA DE PAZ al mundo entero y hacer entender a los países que el
modelo capitalista es y seguirá siendo injusto con el 95% de la sociedad
mundial, y que solo un 5% de burgueses nos manejan a su antojo para obtener
beneficios económicos.

 SGM Podemos Antigua y Consejero del Cabildo de Fuerteventura



[ad_2]

Leave A Reply

Your email address will not be published.