Fuerteventura.- El Ayuntamiento de Pájara ha puesto en marcha
varias acciones para minimizar el riesgo de contagio por el COVID-19 en el
municipio. Entre las medidas hay que destacar la campaña que el gabinete de crisis
ha centrado especialmente en los establecimientos que permanecen abiertos y a
los que cada día acuden cientos de usuarios, como  supermercados y farmacias.
Este gabinete de crisis está integrado por el alcalde
Pedro Armas; el concejal de Servicios Sociales y Medio Ambiente, Rodrigo
Berdullas; el concejal de Seguridad y Emergencia, Raimundo Dacosta, y la
concejala de Obras, Parque Móvil y Servicios, Lucia Darriba, en coordinación
con la Concejalía de Comercio, Consumo y Mercados, que dirige Sonia Mendoza.
Esta batería de medidas está siendo supervisada
por el veterinario recientemente contratado para dar cobertura a las labores de
control sanitario necesarias en estos momentos tan complejos. Las medidas
consisten en la entrega de material de protección a los trabajadores de estos
centros, como guantes, gel hidroalcohólico y mascarillas. Además, se les
transmiten recomendaciones para su correcto uso. Este material ha sido donado
por particulares y empresas, conscientes de la escasez y la necesidad.
Pedro Armas señala que estas acciones, que
comenzaron el 14 de marzo y se prolongarán hasta que finalice el estado de
alarma, “
buscan
disminuir el riesgo en aquellos sitios en los que se produce una mayor
interacción de personas. También, estamos realizando reuniones de formación al
personal municipal y procediendo a la desinfección de las zonas de mayor tránsito
en las vías públicas con productos biodegradables no dañinos para el
medioambiente”.
De esta forma, tal y como explica el alcalde, “el municipio garantiza
que se apliquen todas las medidas preventivas recomendadas por las autoridades
sanitarias para limitar el avance del virus y frenar la curva”.