En Fuerteventura han hecho de la necesidad virtud y se están reinventando para continuar con su actividad de venta de pescado. 


Son los socios de Maurifuer, una pescadería de Corralejo habituada a servir a restaurantes y a hoteles y que ahora prepara una página web para atender a los pedidos on-line. 



Una apuesta que realizan también para largo plazo, una vez concluido el estado de alarma. 


Es una de las empresas En Marcha que publicita la Cámara de Comercio de Fuerteventura en su página web y que cumple con todos los requisitos sanitarios para evitar el contagio del virus, como explica Ayoze Gopar. 


Agradece toda la ayuda que están teniendo para poder comercializar un producto “de reconocida calidad”, recalca, lo que se traduce en pedidos que le llegan desde distintas partes de la isla extendiendo así su ámbito de actuación. 


Gopar confía en que esta situación suponga “un antes y un después” en Fuerteventura y que la ciudadanía cambie sus hábitoso de compra de alimentos y apueste de forma decidida por el producto local.