Fuerteventura.- La Oliva acoge en el Albergue de El Cohombrillo a un grupo de turistas que no pueden regresar a sus países

[ad_1]

Fuerteventura.- Son diez de los participantes en el encuentro de danza internacional Fuerteventura Contact Improvisation Festival, que tras cancelarse sus vuelos de regreso permanecen confinados en la instalación municipal

La Oliva, a 8 de abril 2020. El Ayuntamiento de La Oliva acoge en el Albergue de El Cohombrillo (Lajares) a un grupo de turistas que se ha visto obligado a permanecer en la isla tras decretarse el Estado de Alarma. Todos ellos son participantes en el Fuerteventura Contact Improvisation Festival, un encuentro internacional de danza que se celebra cada año en el municipio con la colaboración de la Corporación.

Este año se alojaron cincuenta personas en El Cohombrillo dentro de este evento, explica Iballa Pérez, concejala del área de Cultura que gestiona las instalaciones, y “lo que ha ocurrido es que al cancelarse sus vuelos, diez de ellos no han podido regresar a sus países”. Por lo tanto, “siguen acogidos en el albergue y estamos en contacto con ellos para asegurarnos que estén bien de salud, y ayudarles en lo que puedan necesitar”, explicó la concejala.

El grupo de turistas que ha quedado confinado en el albergue está compuesto por ciudadanos de Alemania, Francia, Italia, Rusia, Bélgica y Estados Unidos, y como explica uno de ellos, David Castañeda, francés de origen español, “hacemos vida comunitaria, compartiendo todo y organizándonos para cocinar y hacer la compra”.

Castañeda relata cómo en general sus respectivos consulados y embajadas les instan “a que busquemos nosotros mismos la manera de regresar”, pero que tras reducirse al mínimo la oferta de vuelos comerciales a causa de la pandemia, “el problema es que los precios se han disparado y no nos los podemos permitir”.

A pesar del problema que supone para muchos de ellos esta situación, por motivos laborales o por encontrarse lejos de sus familias, también reconocen ser afortunados por quedar confinados en un lugar como el albergue de El Cohombrillo, con “mucho espacio abierto y en un entorno natural maravilloso. Estamos agradecidos de la ayuda que nos han dado”. 



[ad_2]

Leave A Reply

Your email address will not be published.