Fuerteventura.- Poca presencia de niñ@s en los centros educativos a partir de septiembre, muchos empleados autónomos que precisarán llevar a sus hijos a su puesto de trabajo. Una realidad que se dibuja y ante la que el terapeuta Felipe Morales Perez aconseja una gran dosis de “tolerancia por parte de tod@s”. 


Habrá que adaptarse a que las cosas vayan, quizás más lentas, porque la atención estará puesta en más frentes, reflexiona. También a los niñ@s habrá que hacerles entender el contexto y educarlos en la adversidad. Una gran prueba que exigirá de mucha paciencia y amor con el objetivo puesto en que el aprendizaje, experiencial, sea el más adecuado y hacer esta situación lo más llevadera posible.