Fuerteventura.- La falta de mascarillas y de protección para los profesionales sanitarios que combaten el coronavirus en primera línea, ha hecho saltar las alarmas y se agilizan los procedimientos de compra del material a nivel global España ya ha anunciado la compra a China de productos por valor de 420 millones de euros. 



En Fuerteventura, un grupo de makers gana tiempo y elabora material con sus impresoras de 3D. Se trata de una especie de pantallas que luego precisan de ensamblaje pero que cuentan ya con el visto bueno de las autoridades sanitarias que respaldan la iniciativa, como explica uno de sus impulsores, Dailos Paniagua. 
Confía, además, en que el producto, de plástico, se pueda reciclar utilizando un riguroso protocolo de limpieza. De momento, son más de cuarenta makers en la isla y la red va aumentando. 


El Cabildo de Fuerteventura y el Ayuntamiento de Puerto del Rosario, entre otras entidades y empresas colaboradores, apoyan la idea surtiendo del filamento necesario a los makers para poner en marcha unas impresoras “que echan humo”. Dailos espera que se puedan llegar a producir mil unidades para repartir no solo entre el personal sanitario sino tamibén entre las personas que están en tiendas o en otros lugares y se juegan la vida”