Fuerteventura.- A la espera de conocer cómo incidirá el fondo anunciado por Bruselas para proteger el empleo y sin que el gobierno central haya desistido oficialmente de la posibilidad de confiscar el remanente que las corporaciones locales, insulares y diputaciones tienen en las entidades bancarias, el alcalde de Puerto del Rosario, Juan Jiménez González, ha extremado la precaución y ha decidido “blindar” por decreto proyectos en el municipio por valor de 8,6 millones de euros. 


Cantidad que corresponde al 20% de los 43 millones de superávit que tiene y que, sin no hubiera cambios en la norma, es el máximo permitido del que puede disponer la administración más cercana a la ciudadanía. 


Esta cantidad, anuncia, se destinaría a la ejecución del paseo marítimo de Puerto del Rosario con Playa Blanca y al desarrollo de otras obras en el ámbito de los servicios sociales, el turismo y el deporte, con el fin de crear empleo y dinamizar el tejido productivo una vez finalice el estado de alarma. 


En esta línea, la corporación impulsa también ayudas a los trabajadores autónomos del municipio que no se hayan acogido al cese de actividad, desarrolla una campaña de dinamización del pequeño comercio y agiliza el pago a proveedores. 


Además, de forma paralela y en aras de atender la demanda de los colectivos más vulnerables, ha habilitado una línea de ayudas al alquiler cuya convocatoria se abrirá el 5 de mayo, ha rebajado el 50% en el IBI a personas en especiales situaciones de necesidad, ha retrasado el abono de tasas e impuestos y ha reforzado las líneas de atención de los Servicios Sociales para cubrir las necesidades más urgentes de la ciudadanía.


 #Estevirusloestamosparandoentretod@s #QuédateEnCasa