El plan de choque municipal se vuelca en ayudas para cuotas y el alquiler de locales

Inversión pública, servicios sociales y ayudas para autónomos y pymes son los ejes sobre los que se desarrollará el Plan de Reactivación Económica e Social da Coruña, dotado con 13 millones de euros, de los que la tercera parte se destinarán a subvencionar cuotas de la Seguridad Social de autónomos y pymes y el alquiler de locales por los mismos. El documento fue aprobado ayer por la Junta de Gobierno Local tras ser acordado por todos los grupos de la Corporación, aunque la modificación presupuestaria que implicará tendrá que ser refrendada por el pleno municipal el próximo lunes.

Este plan de choque se nutre de 8,9 millones procedentes de partidas de las cuentas de este año que serán anuladas, así como de 4,3 millones del remanente líquido de tesorería que el Gobierno local decide ahora dedicar a esta iniciativa. La alcaldesa, Inés Rey, agradeció las aportaciones efectuadas de los sectores afectados por la pandemia del coronavirus y por los grupos de la oposición, cuyos portavoces participaron ayer en la presentación del acuerdo. A continuación se detallan las líneas de actuación del plan y sus respectivas dotaciones económicas.

ECuotas y alquileres. La contribución al pago de las cuotas de la Seguridad Social será una de las principales actuaciones del plan, ya que las pequeñas y medianas empresas podrán recibir hasta 2.500 euros por este concepto y los autónomos hasta 1.500. Ambos colectivos tendrán además derecho a recibir 1.500 euros como ayuda al alquiler de locales para comercios, negocios hosteleros o actividades de servicios. Estas líneas de ayudas sumarán 4,4 millones, la tercera parte de la dotación total del plan.

ESubvenciones. Los autónomos y pequeños empresarios dispondrán de 750.000 euros en ayudas para adaptar sus instalaciones a las exigencias sanitarias impuestas por la pandemia y de 100.000 euros para el pago de intereses de créditos, con un máximo de 600 euros por beneficiario. También habrá 500.000 euros para introducir al comercio en la venta electrónica y 100.000 euros para formación en este campo.

EConsumo. El Concello fomentará el consumo en el comercio local mediante unos bonos por compras superiores a 30 euros que serán gestionados por la Federación Unión de Comercio Coruñesa. La Asociación Provincial de Hostelería se responsabilizará de los bonos que recibirán los clientes de establecimientos que realicen consumiciones superiores a 20 euros. Ambas iniciativas sumarán una aportación municipal de 1,3 millones e irán acompañadas de una campaña de promoción del sector dotada con 300.000 euros y una asistencia técnica para implantar y auditar estas medidas que requerirá de 120.000 euros.

EIndustria cultural. La programación de iniciativas de este tipo en los barrios orientadas a favorecer al comercio dispondrá de 300.000 euros y las becas de creación para artistas coruñeses tendrán una dotación de 180.000. Los consumidores de productos culturales de todo tipo recibirán bonos mediante un programa financiado con 370.000 euros y otros 60.000 para su gestión mediante una empresa externa.

EOtras ayudas. El Concello proporcionará formación a través de internet en diferentes especialidades laborales mediante un gasto de 100.000 euros, creará una bola de locales comerciales en alquiler con 80.000 euros y subvencionará la contratación de parados durante un año como mínimo y con un máximo de 2.000 euros, acción en la que invertirá 300.000 euros.

EMedidas sociales. El programa denominado Coruña Solidaria contará con 2,4 millones que se distribuirán en el aumento en 600.000 euros del gasto en hostales y comedores escolares fuera del periodo lectivo, así como en 700.000 euros del programa de emergencia social gestionado de forma directa por el Concello y en 300.000 del que llevan a cabo otras entidades. También se aumentará en 150.000 euros la dotación de la Renta Social Municipal y en 250.0000 el programa de canguros municipales, mientras que el de acompañamiento a mayores recibirá 250.000 euros. La bolsa de vivienda en alquiler contará por su parte con 150.000 euros adicionales.

EAcciones internas. El Concello invertirá 318.000 euros en la prevención de riesgos laborales causados por la pandemia entre su personal y 940.000 en la transformación digital de la administración municipal. También reforzará los departamentos de Benestar Social y Economía con más trabajadores gracias a una partida de 550.000 euros. Se creará además una oficina municipal específica para gestionar el plan de choque y sus medidas con una dotación de 60.000 euros, a lo que se sumará la constitución del Consello Económico y Social para asesorar al Gobierno local sobre todas las iniciativas que puedan desarrollarse en el campo de la reactivación, para lo que se destinan 48.000 euros.

EBajas en el presupuesto. La puesta en marcha de estas medidas implica la anulación de 96 partidas de las cuentas de este año. Movilidad e Infraestructuras, ambas integradas en la misma concejalía, son las áreas que más reducen sus recursos para aportar fondos al plan de choque. La primera proporcionará 2,3 millones, de los que 1,8 corresponden a la subvención a la Compañía de Tranvías por el bonobús, y el resto a cinco proyectos del presupuesto participativo, en su mayor parte destinados a implantar nuevos tramos de carril bici. La segunda área reducirá sus fondos en 1,3 millones procedentes de diferentes proyectos. La concejalía de Medio Ambiente también aportará 1,9 millones gracias a la anulación de algunas actuaciones y las rebajas obtenidas en las licitaciones de contratos de servicios, mientras que el IMCE, el organismo responsable de las fiestas, verá recortada su financiación en 700.000 euros. La anulación de la regata Tall Ship Races proporcionará 400.000 euros más y la del Campeonato de España de Triatlón 120.000. Pese a que se aplican recortes en bibliotecas, museos científicos, deportes, servicios sociales, exposiciones, igualdad y participación, en el capítulo de publicidad la reducción es de solo 3.000 euros.

Todas las formaciones políticas reflejaron a través de las manifestaciones de sus representantes el consenso alcanzado para la elaboración de este plan, aunque Marea Atlántica fue la única que, pese a su respaldo, decidió mostrar su desacuerdo por las carencias que aprecia. La jefa de filas del grupo, María García, puso de relieve que son las primeras medidas que adoptará el Concello tras 75 días de estado de alarma y expresó su desagrado por la falta de “más audacia en sectores claves como la vivienda” ante la previsión de más desahucios y endeudamientos por el pago de alquileres.

García echó en falta más iniciativas para las personas sin hogar tras el éxito del realojo llevado a cabo en las instalaciones deportivas de Riazor en las últimas semanas, más programas para favorecer la conciliación laboral y familiar, así como unas ayudas de mayor cuantía para la contratación de desempleados por parte de autónomos y pymes. En cuanto a las bajas que financiarán el plan, reprochó que no se realice un mayor recorte a la publicidad municipal y que no se retire el plan de choque de limpieza viaria, dotado con 623.000 euros.

Consenso

El portavoz del Gobierno local y responsable de Facenda, José Manuel Lage, destacó que A Coruña es la ciudad gallega que más aportará para la reconstrucción económica y social y, además, con el consenso de todas las fuerzas políticas, ya que aseguró que el 85% de las propuestas presentadas para el plan de choque fueron coincidentes. Lage alabó la “generosidad” de la oposición y advirtió que “habrá tiempo para las diferencias políticas”.

Aunque renunció a rebatir las críticas efectuadas por Marea Atlántica, puso de relieve que a todos los grupos les gustaría destinar más fondos para los sectores más afectados por la crisis, pero también recordó que con el plan de choque el Concello invierte recursos en competencias que no le corresponden, al tiempo que agradeció la disposición de la oposición a realizar nuevos cambios en el presupuesto.

Para el PP, “estaba claro que era el momento de unir”, según dijo Roberto Rodríguez, quien se felicitó porque el plan cuente con el apoyo de los dos grupos más numerosos de la Corporación y avanzó que si son necesarias más medidas y fondos, su partido las respaldará.

Francisco Jorquera expuso la opinión de que para el BNG es el momento de “aparcar diferencias” y destacó el “grado de coincidencia muy elevado” entre las iniciativas propuestas, pero también alertó de que será necesaria “la máxima diligencia” para ejecutar el plan, así como la “máxima flexibilidad” para adoptar nuevas medidas en caso de que sean necesarias.

“Coherencia y efectividad” fueron los calificativos que la portavoz de Ciudadanos, Mónica Martínez, dedicó al Gobierno local por haber conseguido el diseño del plan, por lo que puso a los socialistas coruñeses como un “ejemplo de moderación” que contrastó con la actuación del Ejecutivo central en relación con la pandemia, a la que censuró.

Leave A Reply

Your email address will not be published.