El Concello rechaza recursos de los pisos sociales contra la anulacin de su venta

La Junta de Gobierno Local acordó ayer desestimar tres recursos interpuestos por los propietarios de tres de los inmuebles que el anterior Ejecutivo compró a particulares para destinarlos a viviendas sociales y cuya venta anuló al haber comprobado -una vez realizado ya el pago- que los pisos no cumplían los requisitos marcados en la convocatoria pública. Es el paso previo para que los propietarios puedan abrir un proceso judicial contra el Concello por los perjuicios ocasionados al revertirse la venta. La Junta de Gobierno Local decidió también ayer informar favorablemente de la nulidad de la compra de otro de los inmuebles de este proceso, el de la calle Barrera. De este modo, no admite los recursos de reposición de los propietarios de los inmuebles de la calle Fe, de Almirante Mourelle y de la calle Santander. De los seis inmuebles que pasaron a engrosar el patrimonio municipal solo uno se quedó fuera de toda duda, el de Agra da Bragua.

El PP señaló, durante el mandato de Marea Atlántica, dos inmuebles de este concurso, ya que pertenecían a un afín a la formación política. Uno de ellos, el de la calle Joaquín Martín Martínez, no entró ayer en el proceso de la Junta de Gobierno Local, a diferencia del otro, el de la calle Santander, que vio rechazado su recurso. El Gobierno local decidió en 2018 revisar de oficio la venta de tres de los inmuebles, tras haber recibido dos resoluciones del Consello Consultivo que decían que la compra de los pisos era nula. En el caso de la vivienda de la calle Barrera, la Asesoría Jurídica municipal ya entendía, antes de llevar el expediente al Consultivo, que podía no haberse ajustado a las bases, por tener una Inspección Técnica de Edificación negativa. Los de la calle Fe y Almirante Mourelle incumplían que el ofertante fuese el titular registral del inmueble en el momento de la solicitud, aunque después se subsanase esa irregularidad. Esto, según razonó el Consultivo, vulneraba la libre concurrencia en el concurso, ya que dejó fuera a otros propietarios que no se presentaron al procedimiento por no cumplir ese requisito.

El piso de la calle Santander no daba la altura requerida y el de Joaquín Martín Martínez, no tenía suficientes ventanas al exterior.

Leave A Reply

Your email address will not be published.