El Concello evita abonar 171.000 euros por servicios en los museos cientficos

Una sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia exonera al Concello del pago de 171.674 euros a la compañía Servicios Auxiliares de Mantenimiento y Limpieza (Samyl), precedente prestadora del servicio de atención al público en los Museos Científicos Coruñeses. El fallo, que puede ser recurrido, ratifica el que emitió el año pasado el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número dos de A Coruña, que desechó el recurso planteado por la compañía por la negativa municipal a abonar 3 facturas pertinentes a conversas, talleres, visitas guiadas y servicios educativos con monitores.

Tanto el juzgado como ahora el Superior comprenden que esas actividades formaban una parte del contrato subscrito por Samyl con el Concello y por ende no debían abonarse al lado del mismo. La sentencia del Superior agrega que si se trataba de servicios o bien refuerzos expepcionales “podrían ser abonados, mas siempre y cuando se acreditasen, lo que no ha sido el caso”.

Las facturas fueron emitidas en 2016 y 2017 con importes de 51.042,09, 116.745,75 y tres.386,79 euros y el jefe del Servicio de los Museos Científicos las devolvió al estimar que los conceptos por las que habían sido elaboradas ya formaban una parte del contrato y por ende no debían abonarse. Tras la desestimación de su recurso por el Concello y en primera instancia judicial, Samyl recurrió frente al Superior con el razonamiento de que el juzgado “no valoró con acierto la prueba aportada sobre el alcance de los servicios contratados y de los facturados, como en que transgredió la doctrina del enriquecimiento injusto”.

Pero el Superior apunta ahora que los pliegos de condiciones del concurso a través de el que se licitó el servicio especifican que “la realización de proyecciones, audiovisuales, vídeos y demás servicios controlados entraban en el contenido del contrato, como la impartición de talleres y la realización de visitas guiadas y de todo género de actividades educativas y educativas”, con lo que niega que deban abonarse las facturas reclamadas.

Samyl se encargó del servicio de atención al público de los Museos Científicos Coruñeses en el año 2011 por un periodo de 3 años, si bien al declararse desiertos los consecutivos concursos citados por el Concello desde 2014 le forzaron a proseguir desarrollando la actividad hasta 2018, año en el que al fin se adjudicó un nuevo contrato.

En 2016, el sindicato CIG denunció el día de ayer que Samyl había facturado al Concello seis.000 euros por contratar monitores extras, mientras que su personal doblaba turnos en los instantes de menos visitas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.