El Concello estudiar la aptitud de reducir los pupilos por sala en las escuelas infantiles

El pleno que el día de ayer aprobó el nuevo reglamento de las escuelas infantiles municipales, que establece su gratuidad para el próximo curso, sirvió además de esto a fin de que el Gobierno local se comprometiese a arrancar una investigación económico sobre estos centros que establezca cuál es el costo real de cada plaza y la posibilidad de reducir las ratios de pupilos en las salas. El reglamento salió adelante con los únicos votos de Partido Socialista y Marea Atlántica, que habían llegado a un pacto sobre el texto la semana pasada, puesto que el resto de los conjuntos de la Empresa se abstuvieron al disentir sobre diferentes temas.

Pero BNG y Partido Popular coincidieron en la necesidad de que el Concello impulse la rebaja del número de pequeños por sala, lo que asimismo demandan las directivas de los 9 centros, que, del mismo modo que estos conjuntos, presentaron alegaciones sobre esta cuestión que fueron desechadas por el Gobierno local. Los socialistas se amparan en que la competencia sobre las ratios escolares es de la Xunta. Asimismo mencionaron a que para fijar un número menor de pupilos por sala sería preciso acrecentar el personal y la dotación económica para las escuelas, lo que requeriría del estudio económico que el día de ayer se comprometieron a arrancar.

La sesión contó con la presencia de ciertas directivas de las escuelas, quienes demandan que el Concello garantice su equilibrio económico, puesto que son gestionadas por empresas que no persiguen la obtención de beneficios y que en los últimos meses han sufrido contrariedades. Exactamente el pleno aprobó el día de ayer el destino de 78.500 euros a estas escuelas a fin de que hagan en frente de las necesidades surgidas a lo largo de este curso.

Populares, nacionalistas y la independiente Mónica Martínez reprocharon al Gobierno local que no acordara el reglamento con las directivas. Avia Veira se mostró dolida por que el texto no se acordase asimismo con el BNG y recriminó que se conciban las escuelas infantiles como un mero servicio asistencial y no educativo, al paso que Partido Popular y conjunto independiente expresaron su rechazo a que el gallego sea la lengua vehicular en esos centros, puesto que recordaron que el secretario advierte de que de esta forma se infringe la legislación autonómica, que garantiza que las familias puedan escoger el idioma en el que se eduque a sus hijos.

Marea Atlántica demandó por su lado que se garantice la cobertura de las necesidades de las escuelas infantiles generadas por la pandemia y expresó su preferencia por un modelo de administración directa de estos centros.

Leave A Reply

Your email address will not be published.