Depuradora y Universidad investigan la huella del coronavirus en aguas residuales

En los próximos seis meses, la depuradora de Bens y un equipo de investigación de la Universidade da Coruña llevarán a cabo un estudio de las aguas residuales urbanas de A Coruña, Arteixo, Cambre, Culleredo y Oleiros para detectar la presencia del SARS-CoV-2, el virus causante de la pandemia del Covid-19. “Los datos que obtengamos pueden mostrar cuántos ciudadanos están infectados, incluidos aquellos a los que no se les han realizado test o los que han sido asintomáticos. Es un proyecto que ofrece infinitas posibilidades”, adelanta el director de la empresa supramunicipal, Carlos Lamora.

Al frente del estudio se encuentra la doctora Margarita Poza Domínguez, profesora asociada de la UDC e Investigadora Senior del Grupo de Microbiología del Instituto de Investigación Biomédica de A Coruña (Inibic), coordinado por el doctor Germán Bou. La investigadora asegura que el proyecto ofrecerá “una imagen global de la población”, y resultará de gran ayuda para complementar los resultados de las pruebas rápidas y PCR. “Siempre habrá una parte de la ciudadanía que no será fácil de monitorizar con los test, pero gracias a las muestras recogidas de las aguas residuales y los lodos de las instalaciones podremos ver si la carga viral baja o si existen rebrotes en un futuro”, explica Poza.

Consiste, pues, en un indicador fiable de la realidad epidemiológica del conjunto de la población. En este caso, Edar Bens se encarga del tratamiento de las aguas residuales de más de 450.000 personas, así como de los centros hospitalarios del área sanitaria que acogen pacientes infectados con el SARS-CoV-2: el Chuac, el Modelo, el Quirón y el San Rafael.

El estudio también podrá utilizarse para hacer comparativas entre determinadas áreas o focalizarse en sectores poblacionales. “Podemos analizar el estado de los diferentes ayuntamientos o de aquellas zonas en las que hay una mayor concentración de gente joven o gente mayor”, detalla la investigadora, que añade que, de esta forma, “se colaboraría para tomar medidas y controlar la pandemia”.

Será el personal técnico de la empresa quien tome las muestras en las instalaciones de Edar Bens SA. El tratamiento se realizará en colaboración con el grupo de Bioingeniería Ambiental y Control de Calidad de la Universidad de A Coruña y el Centro de Investigaciones Científicas Avanzadas (CICA), mientras que en el análisis intervendrán los investigadores del Inibic; el Servicio de Microbiología del Chuac; el Centro de Investigación en Tecnologías de la Información y la Comunicación (Citic) e investigadores del Grupo de Microbiología de la UDC y de la Universidad de Viena. “Somos un gran equipo multidisciplinar, hay muchas personas involucradas en este proyecto”, comenta Poza.

Edar Bens invertirá 50.000 euros en esta investigación porque, tal y como asegura Lamora, “se ha decidido apostar una vez más por la innovación y la ciencia”. “Ya fuimos pioneros en la purificación biológica de biometano en España. Ahora, junto a la UDC, queremos profundizar en este proyecto que dará a conocer la incidencia de la pandemia en la población e incluso en el medioambiente”, asegura el director.

Y es que el estudio tiene un carácter ecológico además de epidemiológico, pues permitirá mejorar el tratamiento de las aguas residuales a la hora de retener la mayor cantidad de partículas virales antes de verterlas al mar tras la depuración. “No se conoce en qué momento el virus deja de estar activo en lodos y aguas residuales, pero el muestreo nos permitirá monitorizar esas partículas, hacer un seguimiento y conocer hasta dónde llegan, en qué momento se inactivan y cuándo desaparece su carga viral”, señala la doctora.

El plan de trabajo del equipo de investigación tendrá lugar en los próximos seis meses, y todavía no es posible anticipar cuándo llegarán los primeros resultados del estudio. “Realizaremos una recogida de muestras continua a lo largo de estos meses, pero todavía tenemos que determinar el número de muestras diarias y el tiempo entre cada una. A partir de ahí, procederemos al tratamiento y diagnóstico de su carga viral”, concluye Poza.

Leave A Reply

Your email address will not be published.