Coronavirus | U.S.A. empieza ensayo con 30 mil voluntarios para probar eficiencia de vacuna de la COVID-19

La compañía biotecnológica Moderna, en cooperación con el Gobierno de Estados Unidos, empezó este lunes uno de los ensayos más grandes del planeta para probar la eficiencia de una vacuna experimental contra la COVID-19 en 30 000 voluntarios, que van a ser reclutados en 89 lugares del país.

Se trata de la primera vacuna experimental fuera de China que alcanza este punto crítico para comprobar su eficiencia y seguridad ya antes de repartirse en masa.

En una llamada con la prensa, el primordial epidemiólogo de EE.UU., Anthony Fauci, explicó que la primera inyección de la vacuna experimental de Moderna fue administrada a un voluntario en Savannah (Georgia) a las 6:45 de la mañana de el día de hoy (hora local).

De esta forma, la vacuna de Moderna entró en su fase tres, destinada a probar el antídoto en una muestra extensa de la población. Moderna, con sede en Massachusetts, es la primera empresa estadounidense que ha alcanzado ese nivel en su investigación y la segunda en el planeta tras la firma china Sinopharm.

En específico, el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan, afiliado a Sinopharm, y la Academia China de Ciencias empezaron en el mes de julio a probar su vacuna en 15 000 voluntarios con el apoyo de Emiratos Árabes Unidos (EAU).

LA MITAD RECIBIRÁ UN PLACEBO

En EE.UU., la vacuna de Moderna se va a probar en 30 000 voluntarios, que van a recibir 2 dosis de la vacuna con 28 días de diferencia. De todos y cada uno de los participantes, la mitad va a recibir una inyección de un placebo para poder hacer una evaluación estadística de la eficiencia de la vacuna, especificó Fauci.

Ni los voluntarios ni los médicos que administran la vacuna van a tener información sobre quién recibe el placebo y quién la vacuna.

“Es un récord mundial para nosotros el haber sido capaces de pasar de la secuenciación (del virus SARS-CoV-dos) a la fase tres de una vacuna en tan poco tiempo. No se había hecho jamás ya antes”, explicó Fauci, quien aseguró que este proceso, que solo ha llevado unos seis meses, no ha comprometido el rigor científico ni la seguridad de los ensayos.

Una vez que los voluntarios sean vacunados, los especialistas examinarán posibles efectos secundarios y la eficiencia de la vacuna, sobre todo, si puede prevenir los casos más severos de la COVID-19 y cuánta dosis son precisas para asegurar una contestación inmune.

Uno de los retos a los que se encaran los estudiosos es lograr suficientes voluntarios en las zonas del país y en lo segmentos de población más perjudicados por la pandemia para poder tener una muestra representativa de la población, especificó Fauci.

OTRAS TRES VACUNAS EXPERIMENTALES

En exactamente la misma rueda de prensa, el directivo de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), Francis Collins, explicó que otras 3 compañías (Johnson & Johnson, Novavax y AstraZeneca) comenzarán pronto la fase tres de sus ensayos y precisarán cada una 30 000 voluntarios.

Todas son parte de la operación “Warp Speed” (velocidad de la luz), lanzada por el Gobierno estadounidense para fomentar el desarrollo y asegurarse tratamientos y vacunas contra la pandemia de la COVID-19 en 2021.

Se espera que una cuarta vacuna, desarrollada por Pfizer y BioNTech, comience su fase tres este mes, si bien no es parte integrante de ese programa federal, especificó Collins.

(Con información de EFE)

Leave A Reply

Your email address will not be published.