Buscar una salida a un viejo conflicto

Los sistemáticos desencuentros entre los colectivos de bateeiros y percebeiros por la extracción de mejilla y percebe como base esencial de sus recursos, ha conducido a una reunión que pretendía mejorar la gestión actual y futura de la recolección de dichos productos en su fase inicial. En esta reunión han tomado parte la conselleira do Mar, Rosa Quintana, y representantes de las federaciones de cofradías de pescadores de Galicia y de los bateeiros. Asistieron, además, miembros de distintos departamentos de la misma consellería.

La reunión se celebró el jueves, en la sede del Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño (Intecmar) y fue calificada por la conselleira del ramo de “muy satisfactoria”, por cuanto las partes “pusieron de manifiesto que lo que pretenden es evitar los conflictos en las diferentes zonas de explotación de mejillón y percebe. Para Rosa Quintana “ningún bateeiro tiene interés en perjudicar los bancos de percebe y ningún percebeiro tiene interés en que no se pueda extraer la mejilla, recurso fundamental para desarrollar el cultivo del mejillón, tan importante para nuestra Comunidad Autónoma”.

Ahora serán las federaciones de cofradías de pescadores y asociaciones de bateeiros las que expongan a sus socios las medidas a adoptar para que se ponga fin a las discrepancias existentes entre ambos colectivos (coincidentes estos en las zonas de trabajo) y alcanzar una solución definitiva que satisfaga a todas las partes y al mismo tiempo la explotación responsable de percebe y mejillón.

Existe ya una propuesta de reserva de zonas en aquellas de mayor conflicto, de manera que unos y otros puedan realizar una explotación sostenible de sus recursos. y para el futuro, la Consellería do Mar y los colectivos citados deben analizar las diferentes zonas de trabajo de los percebeiros y las de mayor abundancia de mejilla para avanzar en la gestión responsable de ambas especies de manera conjunta.

El conflicto entre percebeiros y bateeiros no es nuevo. Y surge, precisamente, por la coincidencia en las mismas zonas de la simiente del mejillón (mejilla) que ha de trasplantarse a las cuerdas de las bateas en las que engordan y de las que posteriormente se extraen para su comercialización, y la simiente -en demasiadas ocasiones con buen número de ejemplares adultos- del percebe. Es conocido que ambas especies se producen en rocas situadas en lugares donde el mar bate con más fuerza. Y esta especial condición hace que al extraerse la mejilla con medios mecánicos, la herramienta que se utilice arranque al mismo tiempo amplias zonas colonizadas por el percebe con el consiguiente deterioro para el producto que se pretende vender.

Por contra, el sector bateeiro tendría mucha dificultad para engordar el mejillón en batea si no dispone de una buena base de este (mejilla) para entrelazar la cría en los hilos de las cuerdas que penden y se introducen en el mar desde las “vigas” de las bateas.

Los años transcurridos desde que los bateeiros contratan o asumen la extracción de mejilla no han permitido soluciones a largo plazo a este conflicto. Más bien meros parches. Tal vez sea llegado el momento de buscar con ahínco una salida en teoría nada fácil dada esa concurrencia de intereses en áreas muy concretas de la costa gallega.

Leave A Reply

Your email address will not be published.