Algo ms que una cuarentena

Preguntar para meterse en las casas y las cabezas de los demás, para saber qué es lo que más echan de menos en la cuarentena, qué cambiarían si pudiesen de su piso, si ahora limpian más o si han dejado de hacerlo… Estas son algunas de las cuestiones que han lanzado desde el proyecto Ciudades Emergentes a los internautas a través de una encuesta global. Es un estudio impulsado por la Escuela de Arquitectura de Cesuga, en A Coruña, bajo la coordinación de Luciano Alfaya y con la participación de Marina Maroño, Naiara Montero y Manuel Domínguez, además del apoyo de profesores de otras carreras como Publicidad, ADE o Traducción. Actualmente participan ya en este proyecto el Tecnológico de Monterrey (México), la Pontificia Universidad Católica de Ecuador, la Universidade de Porto (Portugal), la University of Virginia (Estados Unidos), la Universidade de São Paulo (Brasil), la Pontificia Universidad Católica de Perú, la Universidad de Concepción (Chile), la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá (Colombia), el University College of Dublin (Irlanda), la Universidad de La Plata (Argentina) y la RWTH Aachen University de Alemania.

Con la difusión de esta encuesta -que actualmente está cerrada ya en España y de la que se irán conociendo los datos a través de su web ciudadesemergentes.com-, los investigadores quieren profundizar en la impresión que cada uno tiene de su entorno y de su vivienda y, también, sobre qué cosas tendría ahora en cuenta si se tuviese que mudar, por ejemplo, si valoraría que tuviese balcón, aunque el interior fuese más pequeño. Y es que, incluso a aquellos que pensaban que la casa nunca se les caería encima, ahora se ven obligados a pasar días con la puerta cerrada. En algunos casos en pisos compartidos -con compañeros o con familiares- sin intimidad o con unos vecinos que no les dejan dormir.

Y las viviendas en las que no hay puerta entre el comedor, la cocina y la habitación -que los hay en la ciudad, basta con echar un ojo en los portales de alquiler de viviendas para descubrirlos- se antojan un poco más incómodos que en las fotos. También aquellos en los que no hay cocina o dan a un patio interior. Según los primeros datos recogidos en las encuestas realizadas en Galicia, lo que más echan de menos los participantes en el proyecto, desde que el Gobierno decretó el estado de alarma por el coronavirus, es tener libertad de movimientos, aunque algunos han aprendido a valorar también la parte buena del teletrabajo, que les exime de hacer desplazamientos innecesarios.

Leave A Reply

Your email address will not be published.