Alcaldes de las 7 grandes ciudades exigen al Gobierno un cambio del marco financiero global

[ad_1]

Las siete ciudades españoles con mayor número de habitantes han pedido al Estado un nuevo “marco financiero” en que se flexibilicen los criterios de estabilidad presupuestaria y la regla de gasto, poder disponer del superávit de 2019 y los remanentes acumulados de años anteriores y que se permita un aumento del déficit.

Así lo ha asegurado en rueda de prensa este martes la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tras mantener una reunión telemática con los alcaldes de Madrid (José Luis Martínez-Almeida), Valencia (Joan Ribó), Sevilla (Juan Espadas), Zaragoza (Jorge Azcón), Málaga (Susana Carrillo, quien ocupa el cargo de forma accidental) y Murcia (José Ballesta).

Ante el déficit presupuestario de los ayuntamientos que ha provocado la caída de ingresos por el descenso de la actividad económica y el aumento de gasto social para hacer frete a la crisis del coronavirus, Colau ha señalado que “hace falta un nuevo marco financiero” para las administraciones locales, en especial para las grandes ciudades. Para la alcaldesa de Barcelona, hay que permitir a los ayuntamientos cierto déficit para reforzar los servicios públicos y atender a la población vulnerable, y habilitarlos “para avalar pequeños préstamos a pequeñas empresas, autónomos, comercio de barrio o la cultura para ayudar al tejido local y formar parte de la solución”.

Colau ha explicado que en el encuentro se ha decidido crear un grupo estable de trabajo para la emergencia sanitaria que se reunirá en los próximos meses y al que se incorporarán tres grandes ciudades más: Bilbao, Las Palmas y Palma.

También se ha redactado una carta pública en la que las grandes ciudades españolas se proponen “como parte de la solución” a los problemas causados por la pandemia.

“Los ayuntamientos necesitamos contar con el respaldo del Gobierno de la nación y de las Comunidades Autónomas para disponer de capacidad y recursos oportunos que nos permitan garantizar respuestas eficientes a los problemas que está generando el coronavirus y, muy especialmente, a los que van a generar durante los próximos meses las necesarias medidas adoptadas para atajar su propagación”, sostiene la declaración.

En consonancia con la declaración institucional de la Federación Española de Municipios y Provincias del pasado 2 de abril, esta de las grandes ciudades, que acogen a más de 8 millones de habitantes (el 17 % de la población española), pide que se les permita hacer uso de los remanentes acumulados de ejercicios económico anteriores sin ningún tipo de limitación para colaborar en la lucha contra la COVID-19, proteger a los más vulnerables y participar en la muy necesaria reactivación económica.

Reclaman un cambio del marco financiero global en que se suspendan los plazos establecidos para la presentación de los planes económico-financieros mientras dure el estado de alarma y se flexibilicen los criterios de estabilidad presupuestaria y la regla de gasto para aumentar el gasto público.

También, que se habiliten fondos nacionales en los que puedan participar para financiar los grandes déficits de tarifa que se están generando en el transporte municipal, incrementar la prestación de servicios sociales y participar en el desarrollo de políticas de empleo; establecer mecanismos de financiación y recursos para que se desarrollen programas de empleo en las grandes ciudades coordinados desde los ayuntamientos y que el Estado les permita avalar líneas de crédito para ayudar a autónomos y pymes.

Además, como han hecho Barcelona y otras grandes ciudades europeas, piden en la declaración que los grandes ayuntamientos tengan acceso a los fondos europeos extraordinarios para la mitigación de la crisis.

“Estamos en la primera línea de exposición, estamos participando activamente en la lucha contra la pandemia y sus consecuencias y queremos seguir haciéndolo”. Para ello, continúan, “necesitamos esa colaboración, esa participación en la toma de decisiones y la disposición de recursos suficientes”.

Para finalizar, expresan su pésame a las familias y allegados de las personas fallecidas por esta “terrible” enfermedad, que han visto acrecentado su dolor por las duras limitaciones para funerales y entierros. “Nuestro ánimo y apoyo también, con los mejores deseos de recuperación, a los enfermos que sufren en los hospitales y a quienes cumplen aislamiento por un posible contagio”.

En definitiva, que “ciudades y ciudadanos sigamos siendo fuertes, cívicos y solidarios para dejar atrás cuanto antes esta etapa aciaga y construir un futuro mejor para todos”, concluyen.

[ad_2]

Leave A Reply

Your email address will not be published.