Parenting

13 señales de un padre tóxico que muchas personas no se dan cuenta

La mayoría de los padres realmente hacen todo lo posible para brindarles a sus hijos una educación feliz y saludable, pero incluso estas personas pueden cometer errores accidentalmente que pueden resultar en citas de terapia en el futuro.

Desafortunadamente, algunos padres van más allá del error ocasional y se desvían hacia la categoría tóxica. Independientemente de si un padre está siendo tóxico a propósito o no, hay varios comportamientos que pueden causar tanto daño emocional y mental a un niño que terminan afectándolos en gran medida incluso después de que hayan crecido.

Si experimentó alguna de las siguientes situaciones cuando era niño, es muy probable que uno o ambos de sus padres fueran al menos ligeramente tóxicos.

1. No le brindan afirmación ni seguridad

Algunas personas creen que mostrar amor duro es una forma importante de asegurarse de que sus hijos puedan cuidarse solos en el futuro. Si fuera el destinatario de este enfoque de forma regular, incluso podría creer que ha tenido un impacto positivo en su vida. Sin embargo, si prácticamente se desmorona ahora debido a cualquier fracaso o rechazo percibido, lo más probable es que esto se deba a la negativa tóxica de un padre a brindarle la cantidad adecuada de seguridad y afirmación cuando era joven. El amor duro puede funcionar a veces, pero no puede ser el único enfoque que adopte un padre si quiere que su hijo se convierta en un adulto completo.

2. Son demasiado críticos

Los padres de todos critican de vez en cuando. Sin este componente, es posible que nunca aprendamos a hacer muchas cosas correctamente, como las tareas diarias, como lavar la ropa. Un padre tóxico lleva esto al extremo al ser demasiado crítico con todo lo que hace su hijo. Los padres pueden cometer el error de creer que lo hacen para asegurarse de que sus hijos eviten cometer errores costosos. Desafortunadamente, lo que realmente hace este comportamiento es hacer que el niño desarrollar un crítico interior severo que puede ser casi incapacitante durante la edad adulta.

3. Exigen tu atención

Los padres tóxicos a menudo convertir a sus hijos en sus propios sustitutos parentales exigiendo su atención en todo momento. Esto puede verse como un vínculo entre padres e hijos, pero en realidad es una relación parasitaria que requiere demasiado tiempo y energía del niño cuando debería concentrarse en aprender otras habilidades. Aunque a veces puede ser difícil, un padre completo permitirá a sus hijos suficiente espacio para crecer y ser niños sin exigir una interacción constante para satisfacer sus propias necesidades.

4. Hacen «bromas» tóxicas sobre ti

Todos los padres ocasionalmente se molestan con sus hijos, pero cuando los supuestos chistes se vuelven comunes, esto puede ser un gran problema. No es necesario que aceptes este tipo de comportamiento solo porque tus padres siempre bromearon sobre algo como tu altura o peso. En última instancia, esta es una táctica debilitante que puede hacerte sentir muy mal contigo mismo. Si un padre tiene una preocupación legítima que abordar con su hijo, debe ser honesto y no crítico, en lugar de hacer bromas malas.

5. Te hacen justificar un comportamiento terrible

¿Creciste creyendo que tus padres te maltrataban física o emocionalmente porque te lo merecías? Si es así, es posible que aún esté justificando el terrible comportamiento de los demás a su costa. Los padres tóxicos pueden modificar cualquier situación para adaptarla a sus necesidades, y esto deja a los niños con dos opciones: aceptar que sus padres están equivocados o internalizar toda la culpa. En la mayoría de los casos, los niños, incluso los que ahora son adultos, eligen la última opción.

6. No te permiten expresar emociones negativas

Los padres que se niegan a nutrir las necesidades emocionales de sus hijos y toman a la ligera sus emociones negativas están preparando un futuro en el que el niño se sentirá incapaz de expresar lo que necesita. No hay nada de malo en ayudar a los niños a ver el lado positivo de cualquier situación. Sin embargo, despreciar completamente los sentimientos negativos y las necesidades emocionales de un niño puede conducir a la depresión y hacer que les resulte más difícil manejar adecuadamente la negatividad como adultos.

7. Asustan incluso a sus hijos adultos

El respeto y el miedo no tienen por qué ir de la mano. De hecho, los niños que se sienten amados, apoyados y conectados son muchas más probabilidades de ser felices como adultos. Aunque la disciplina de algún tipo será inevitablemente necesaria de vez en cuando, los padres no tóxicos no usan acciones y palabras muy atemorizantes que dañan permanentemente la psique humana. Los niños no deben tener miedo de ser respetuosos, y los adultos no deben terminar sintiéndose ansiosos cada vez que sus padres llaman o envían correos electrónicos.

8. Siempre dan prioridad a sus sentimientos

Los padres pueden creer que sus sentimientos deben ser lo primero durante los asuntos familiares, pero esta es una forma anticuada de pensar que no fomentará las relaciones positivas. Aunque los padres deben tomar la decisión final sobre todo, desde la cena hasta los planes de vacaciones, es necesario tener en cuenta los sentimientos de todos los miembros de la familia, incluidos los niños. Las personas tóxicas constantemente obligan a los niños a reprimir sus propios sentimientos para apaciguar a sus padres.

9. Cooptan sus metas

¿Alguno de tus padres se interesó en todo lo que estabas haciendo hasta el punto en que te tomaron el control o incluso te duplicaron? Esto puede parecer las acciones de alguien que está interesado en la vida de su hijo, pero lo que suele hacer es dificultar que el niño realmente logre sus metas. Por ejemplo, si tienes que vender 50 cajas de galletas al mismo tiempo que tu madre decide hacer galletas y dárselas a los vecinos, será mucho más difícil alcanzar tu objetivo de ventas. Este comportamiento puede descarrilarlo durante toda su vida si permite que sus padres se salgan con la suya.

10. Usan la culpa y el dinero para controlarte

Todos los niños han experimentado un viaje de culpa por parte de sus padres, pero las personas tóxicas recurren a esta táctica con regularidad. Incluso en la edad adulta, es posible que tus padres aún te controlen dándote obsequios costosos y luego esperando algo a cambio. Si no haces lo que ellos quieren, intentarán hacerte sentir culpable por «todo lo que han hecho por ti». Los padres sanos saben que los niños no les deben una respuesta específica a cambio de dinero o regalos, especialmente cuando estos artículos no fueron solicitados en primer lugar.

11. Te dan el trato silencioso

Puede ser difícil hablar con alguien cuando estás enojado, pero excluir a un niño con el trato silencioso es muy dañino e inmaduro. Deshacerse de este tratamiento pasivo-agresivo daña cualquier tipo de relación y hace que el receptor se sienta presionado a arreglar la situación, incluso cuando no hizo nada malo. Si un padre está demasiado enojado para tener una conversación racional, debe disculparse por unos minutos en lugar de ignorar descaradamente a su hijo.

12. Ignoran los límites saludables

Los padres pueden justificar que vigilen de cerca a sus hijos y, en determinadas situaciones, incluso puede ser necesario espiar un poco para mantenerlos a salvo. Sin embargo, todos deben poder establecer límites para sí mismos, especialmente los adolescentes. Los padres que son tóxicos anulan estos límites en todo momento, y esto causa numerosos problemas. Por ejemplo, un padre tóxico abrirá la puerta de su hijo sin llamar primero. Esto establece un patrón que dificulta que sus hijos reconozcan y comprendan adecuadamente los límites más adelante en la vida.

13. Te hacen responsable de su felicidad

Si uno de tus padres pasó mucho tiempo diciéndote cuánto renunciaron por ti en relación con su infelicidad, entonces estaban poniendo expectativas poco realistas sobre tu papel en su vida. Ningún niño debe ser responsable de la felicidad de sus padres. Además, los padres nunca deben exigir que los niños renuncien a las cosas que los hacen felices para igualar la puntuación. Ser forzado a esta situación dificultará que los hijos adultos comprendan que todos somos responsables de nuestra propia felicidad.

Eliminar a las personas tóxicas de su vida puede parecer imposible, especialmente si uno de ellos es un padre. Sin embargo, a menos que tome medidas, será mucho más difícil corregir el daño emocional y psicológico que le hicieron durante su niñez. En el lado positivo, cualquier padre tóxico que se reconozca dentro de los 13 puntos de este artículo puede acudir a un consejero capacitado para que lo ayude a romper sus patrones de comportamiento negativos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba