Memoria histórica
ante la estatua a Millán Astray, el 11/10/08 en La Coruña ... El acto comenzó con un pequeño discurso de un veterano ... Dijo que el monumento, levantado en 1970, era conmemorativo de los 50 años de la fundación de la Legión, en 1920. Que dos años más tarde, en 1922, Millán Astray había sido distinguido como Hijo Predilecto de La Coruña, con un acalde que posteriormente sería republicano, y con la anuencia de personas como Casares Quiroga, Ramón de la Sagra y otros eminentes políticos republicanos.

Mediodía muy soleado; los legionarios veteranos cubriéndose a la sombra, en el lateral de la estatua. Escenografía sobria, la gente también. No había yuppies, ni banqueros, ni señores del ladrillo. Los legionarios tienen el aspecto del pueblo, de los hombres de la calle de mi niñez
Los de oruña liberal hicimos un pequeño grupo espontáneo, ... . Vinieron fotógrafos de prensa. Ambiente tranquilo. Probablemente más de cien personas. Plaza pequeña y cobertura del espacio.
Algunos, algo emocionados. También yo sentí cierta nostalgia, había jugado muchos partidos de fútbol en aquella plaza en los años de mi infancia; familia, amigos, recuerdos... El disco duro de la memoria real se suelta con un automatismo incontrolable.
El acto comenzó con un pequeño discurso de un veterano ... Dijo que el monumento, levantado en 1970, era conmemorativo de los 50 años de la fundación de la Legión, en 1920. Que dos años más tarde, en 1922, Millán Astray había sido distinguido como Hijo Predilecto de La Coruña, con un acalde que posteriormente sería republicano, y con la anuencia de personas como Casares Quiroga, Ramón de la Sagra y otros eminentes políticos republicanos.
Comentó el absurdo de la retirada y la falaz utilización cainita de la Memoria. Pidió una Memoria de Verdad, completa y superadora de los odios. Fue breve y contenido, muy argumentado.
Finalmente informó a los asistentes de que Coruña Liberal les invitaba mañana al acto de la bandera.

Le siguió el abogado de la asociación de Legionarios. Se centró en los aspectos jurídicos de la ilegalidad de la retirada de la estatua. Alegó que no entraba en los supuestos de la ley, por tratarse de un monumento conmemorativo y no de alusión imperativa al régimen franquista. Fue breve y serio. En limitadas ocasiones se dejó llevar por la emoción de la unidad de la patria, del idioma ... , que pronunció desde la consciencia de que podrían ser manipuladas.
Un trompeta interpretó maravillosamente el toque de arriado de bandera, que oí cientos de veces en mi infancia en el cuartel de enfrente. Todos mantuvimos un maduro y emocionado silencio. ... Se cantó el himno de la legión; se hizo bien, sin estridencias, como un coro maduro que siente que los tiempos son peores y que los enemigos no dan la cara, sino que usan las trincheras de la vergüenza. Es otra batalla. Ellos estaban allí, como nosotros, cumpliendo un deber. Cada uno el suyo. Tres vivas y después unas baladas militares breves.

Nos saludamos y nos despedimos. La gente estaba contenta consigo misma por haber estado allí.
Todo duró no más de media hora. Mereció la pena asistir.

 
 La convocatoria, por Atiguos Legionarios de La Coruña:

 Ante la noticia de un posible cierre de muralla ante la estatua de Millan Astray que parece inminente, la Asociación de Antiguos Legionarios de La Coruña organiza una concentración ante dicho Monumento el próximo día 11 de Octubre a las 13 horas para solicitar la paralización de la retirada de la estatua.
Así mismo esta Asociación ha presentado ante el Ayuntamiento de La Coruña un escrito solicitando la iniciacion del correspondiente procedimiento administrativo sobre el reconocimiento de que la estatua del General Millan Astray no está incluida en los terminos de la Ley 55/2007 sobre Memoria Histórica por las circunstancias que inciden en la misma y que acreditamos.

Rogamos la mayor difusión y nos alegraría mucho el poder contar en esa concentración,con el mayor numero de legionarios, simpatizantes de esta querida unidad del Éjército Español y coruñeses en general, pues no en vano se trata de una ofensa a un hijo predilecto de nuestra ciudad. Un cordial saludo.