Una de las peculiaridades de tan triste enfermedad es que el afectado pierde la memoria inmediata de lo que acaba de hacer o incluso de lo que se disponía a hacer en ese mismo instante, y en cambio es capaz de recordar detalles nimios de su infancia más remota. Algo parecido le sucede al gobierno Zapatero: ha olvidado lo más reciente de su gestión y se empeña en recordar con pasmoso entusiasmo lo sucedido hace 70 años. ... En Foro Liberal