Barth Simpson al encerado Se mantiene dentro de la tradición del estatismo ideológico compartido por todos los partidos, que tal como ahora posibilita esta momentánea devolución de libertad a los alumnos, servirá en cualquier otra coyuntura para su nueva supresión, o, para ser más precisos, facilita más su atropello que su respeto: en definitiva viene a decir que las personas disfrutarán de las libertades lingüísticas que los decretos del gobierno tengan a bien reconocerles, lo cual es, simplemente, abyecto. ... El artículo entero en MLL