La primera vez creí que se trataba de una alucinación auditiva -no puede ser, me dije; he tenido que oír mal, ...- Pero no: a otra hora y totalmente despejado volví a oír lo mismo, en la radio: Feijoo le va a sacar la lengua (la propia, claro) a Z cuando trate con él de financiación autonómica.

Cristina Losada, Cada palo que aguante su lengua. Luís Míguez Macho, El impuesto lingüístico que vamos a pagar todos. Santiago González, Lengua de cobro/a.

La primera vez creí que se trataba de una alucinación auditiva -no puede ser, me dije; he tenido que oír mal, ...- Pero no: a otra hora y totalmente despejado volví a oír lo mismo, en la radio: Feijoo le va a sacar la lengua (la propia, claro) a Z cuando trate con él de financiación autonómica.

Son as nosas cousiñas, la orografía, la morriña, la melancolía -o pesimismo atropológico, que se manifiesta en no tener filliños, más técnicamente envejecimiento de la población-, la lingua, ... cosas de nuestra idiosincrasia, que deben ser incentivadas con una sobrefinanciación.

Cuando Touriño -siempre sospechamos que por cuenta de Montilla- le dijo a Z, en plena campaña electoral, que los demás españoles habían de contribuir aún más, y específicamente, a pagar nuestra normalización lingüística -y la suya si se aventuran por esta lengua de tierra-, algunos ya dijeron lo procedente. Nos limitamos a recodarlo.

Cristina Losada, Cada palo que aguante su lengua.
Luís Míguez Macho, El impuesto lingüístico que vamos a pagar todos.
Santiago González, Lengua de cobro/a.

Entonces el mismo Fijoo comentó la ocurrencia dando a entender que no la valoraba tan positivamente como ahora. Pero es modesto, y no le importa rectificar y reconocer que Touriño y Z tenían razón. No sabemos lo que tenemos.

Algunos listillos me aseguran que ya lo sabían, que no esperaban menos de él, pero habrían preferido que les defraudase.

Y alguno todavía se pregunta para qué sirve ganar las elecciones.