Libertad de idioma
 ...Estaba en la sala D. Salvador Fernández Moreda, que, entre otras consideraciones con las que probablemente no esté de acuerdo, hizo una absolutamente pertinente: la relevancia en los resultados electorales de políticas de imposición de cambios de orientación social, utilizando la enseñanza para la imposición lingüística, políticas que llegaron a tener manifestaciones casi fascistas: ¡¿cómo se puede presentar un inspector de educación en un centro para comprobar si un niño está escribiendo en gallego o en castellano?! ...

Ayer acudimos a la siguiente invitación, que no recibimos directamente, ya que no figuramos en la agenda de los convocantes, pero que sí recibieron muchas direcciones oficiales:

O Presidente da Fundación Instituto de Estudios Políticos y Sociales en colaboración co Colexio de Politólogos/as e Sociólogos/as de Galicia ten a honra de convidalo á Mesa Redonda que baixo o título “Reflexións sobre os resultados electorais do 1 de marzo”, se celebrará na Aula de Cultura de Caixa Galicia, sito na rúa Médico Rodríguez, nº 2 da Coruña, o mércores 4 de marzo de 2009, ás 20:00 h.
Preside: D. Celestino Poza Domínguez
Presidente da Fundación Instituto de Estudios Políticos y Sociales
Presenta: D. Eduardo Rego Rodríguez
Profesor Titular de Sociología Política da UDC
Interveñen:
Dª. NIEVES LAGARES DÍAZ
Directora do Barómetro Galego. Decana da Facultade de Ciencias Políticas e Sociais da USC
D. ALFREDO RETORTILLO PANIAGUA
Subdirector do Barómetro de Euskadi. Profesor de Ciencia Política da Universidade do País Vasco
D. LUIS ÁLVAREZ POUSA
Director da Revista TEMPOS. Profesor de Ciencias da Comunicación da USC
Modera: D. Xose Luis Barreiro Rivas
Director do Departamento de Ciencia Política e da Administración. Profesor de Ciencia Política da USC

Empezaré diciendo que este instituto de estudios me dio la impresión de ser un ‘chiringuito’ social-nacionalista, aunque (o precisamente por ello) financiado con fondos públicos.
Quienes tronaban contra los chiringuitos se han distinguido por su proliferación o por la impúdica ocupación sectaria de los creados por sus adversarios.
Las Reflexións sobre os resultados electorais do 1 de marzo se convirtieron, por obra de dichos resultados, en algo bien distinto de lo previsto.
Los ponentes que, pese a dichos resultados, tuvieron la presencia de ánimo necesaria para comparecer, se identificaban abiertamente con los perdedores de las elecciones, y sus análisis tuvieron el valor analítico, a veces, del llanto y el rechinar de dientes –en particular, el Sr. Barreiro Rivas es hombre muy aficionado y diestro en el manejo de frases bíblicas-
Las bajas dejaron más tiempo a quienes expusieron las anunciadas reflexiones, al margen de las operaciones protocolarias, en las que el Sr. Celestino Poza puso de manifiesto la después demostrada falta de neutralidad científica del chiringuito, digo, del Instituto de Estudios de esto y de lo otro.
Estos fueron Dª Nieves Lagares y D. Xosé Luís Barreiro, bien leeréis lo que decían, poco más o menos, aunque antes, una reflexión mía: la total ausencia del ciudadano de esas reflexiones, salvo como materia de propaganda, objeto, estúpido o inerte, y no sujeto de la contienda.
Empezó la profesora Lagares.
Los partidos que formaron el mal llamado bipartito (no aclaró por qué mal llamado, y me quedé con las ganas de catar la sutileza onomástica) no supieron rentabilizar la acción de gobierno, lo que les obligó a sendas campañas defensivas, frente a la campaña ofensiva del ppg. Por mi parte, empecé a notar que la señora se sentía profundamente ofendida, y pensé si ese sentimiento no obedecía, más que a la campaña ofensiva, a los resultados.
Nuestro país (Galicia), dijo, es normal, como lo son otros: en las últimas generales el pp ya mantuvo su suelo electoral, 9×106 e incrementó sus resultados anteriores en 400.000 votos. El pp tiene un suelo electoral muy firme.
¿Por qué no rentabilizó el bipartito (ya sin matices semánticos) la acción de gobierno?. Por dos razones:
- por la esencia de un gobierno bipartito (es decir, por defecto del animal, o del artefacto -esto lo digo yo-)
- por el obscurecimiento de la moderación del centro-izquierda (los buenos y formalitos) debido a la mayor visualización de las políticas identitarias: galescolas, cuestión lingüística, ... [Ya he explicado en otro sitio porque se lo oí a Luís Míguez Macho, y me parece difícilmente rebatible, que la política de la consejería de educación es de responsabilidad primordial, por no decir exclusiva, del psg, ... Pero en los últimos días de campaña, y ex post, parece que el socialismo ha intentado echar la culpa culpita a esos chicos, en el fondo nobltes, pero algo trastos, que son los nacionalistas]
El electorado de las ciudades fue el que más reaccionó. Ya en las últimas municipales había crecido el pp en este segmento. Tampoco ha funcionado el modelo bipartito en los municipios grandes, donde hay más volatilidad electoral.
La campaña:
Según la Sra. Lagares, la clave está en ‘la fuerza organizativa’ del pp. Tiene cien mil militantes en Galicia, cifra absolutamente desproporcionada. Los ciudadanos prefieren organizaciones abiertas, y el psg no ha sabido abrirse a la sociedad.
Las respectivas campañas ha sido modernas, es decir: de candidato más quede partido. Sonlas más rentables, y las más ‘audiovisuales’, que es lo que prima.
Quienes deciden las elecciones son entre un 12 yun 15 % de (paradójicamente) indecisos. El resto son ‘votantes habituales’ que tienen el voto decidido antes de la campaña.
Ese 12-15 % de indecisos son de dos tipos:
- retrospectivos.- votan en función de su evaluación de la legislatura;
- expectantes.- votan en función de las expectativas que logran transmitir los candidatos.
La campaña de Touriño, presidencialista,
La campaña de Quintana, identitaria,
La campaña de Feijoo, ... destructiva. Tendente a la destrucción de los otros líderes.
Llegados a este punto, uno piensa en cuán delicada es la Sra. Lagares, que añade, además, que es la primera vez que una campaña destructiva funciona.
Añade que no hubo transferencia de votos de ppg al psg, pero sí en sentido inverso.
Sin profundizar mucho, vemos una contradicción que ya me hizo observar Vicente en el momento mismo en que la Sra. Lagares manifestaba su disgusto:
Si primero clasifica la campaña de Feijoo como ‘de candidato’ o personalista, y luego dice que estas campañas se dirigen a los indecisos apelando a las expectativas, no parece coherente luego calificarla, de manera esencial como ‘destructiva’
La Sra. Lagares debería repasar el maravilloso capítulo que Mises dedica al destructivismo en su monumental Socialismo . Aunque me parece sumamente improbable que esté, ya no digo entre sus lecturas favoritas, sino entre las meramente conocidas.
Intermedio
Antes de reseñar las ‘reflexiones’ del Sr. Barreiro Rivas, voy a referirme un poco a un notable punto de coincidencia entre ambos analistas, subrayado por el acuerdo de los parroquianos, mayoritariamente adictos a dicho análisis –se trataba de un chiringuito muy homogéneo-. La coincidencia unánime en los medios progres es la calificación de ‘sucia’, muy sucia, la más sucia de la democracia, la campaña del pp.
Sin embargo, en los encuentros digitales en La Voz, dice Roberto Blanco Valdés , mucho más de fiar,
En qué medida ... la dureza de la campaña se refleja en el resultado electoral. ....- No creo que la campaña haya sido en absoluto especialmente dura. Desde luego mucho menos que las campañas nacionales a las que estamos acostumbrados.
Creemos que, en este caso, dura y sucia son perfectamente intercambiables.
Para la progredumbre, la supuesta suciedad de la campaña, sólo imputable al pp, estriba en las alusiones al coche fantástico, al mobiliario de lujo y a los cruceros por las rías a bordo de un balandrito muy chuli, con un empresario lo tan avispado como para iniciarse simultáneamente en dos sectores nuevos: el energético y el periodístico, al tiempo que refinancia su deuda como constructor, gracias todo ello a una relación intensa con el ya ex vicepresidente. No soy capaz de hacer vaticinios sobre el futuro de este empresario en esos dos sectores, ante la más que probable revisión administrativa y jurisdiccional de la adjudicación eólica. Sé que el pp, ese partido tan sucio, no tiene la afición a la sangre –de cérvidos- y al dinero que han demostrado tener sus competidores, por lo que no descarto la continuidad de D. Jacinto como editor de prensa.
No es sucio para esta gente convertir un caso de corrupción vulgar en una causa general general contra el pp y sacarla oportunamente de la nevera en plena campaña electoral. No es sucia la confusión de poderes e instancias, casi barroca en la composición del cuadro sobre ‘el hecho cinegético en sí’, donde se revolcaban en el mismo lecho el ministro rojo, el juez socialista, la fiscal y el jefe de la policía judicial dóciles, además de los perros de la montería, ...
Todo esto tampoco es, para Barreiro, la irrupción de ‘Madrí’ en la campaña gallega -nósa-, como sí lo es el ‘conflicto lingüístico’ y las demás invenciones e intoxicaciones de la prensa de ‘Madri’. No sé si el síndrome del converso afecta a este ex político del PP, pero no lo descartaría, como hipótesis.

Ahora tendría que empezar a analizar el análisis del profesor Barreiro.
Fue sugestivo, denso y ... apasionado.
No dispongo de tiempo para ello, pero empecé anotando su comparación con lo que sucede en otros países más avanzados desde el punto de vista político que el nuestro, como es el caso del País vasco.
No me resisto a traer a colación la opinión de otro analista que, pese a no haber sido eclesiástico como el Sr. Barreiro, parece tener más clara la diferencia entre el bien y el mal, al menos respecto de ciertos temas:
Por qué unha comunidade histórica como Galiza ten un comportamento eleitoral tan distinto a Euzkadi ou Cataluña? .- Se vostede mo permite, direille que comunidades históricas o son en España todas elas. ...//... seguro que concorda vostede conmigo en que hai algo máis alá de preferencias políticas no que levamos unha grande vantaxe ó País Vasco: sería inimaxinable que en Galicia houbera máis de 100.000 electores dispostos a votar a un partido que defende que é lexítimo asasinar, secuestrar e extorsionar para conseguir supostos obxectivos políticos. Roberto Blanco Valdés, encuentros digitales en La Voz de Galicia, 02/03/09

No estoy seguro de que para una parte considerable de la progredumbre, esa notable diferencia no sea en realidad una desventaja. Hemos visto en esta legislatura muy serios intentos de compensarla, aquí en Galicia.
En fin, el Sr. Barreiro dijo que se les había quedado ‘cara de parvos’ con los resultados. Comprobé que esa es la cara que mejor les cuadra permanentemente.
El tipo es ameno, listo, ... y falso.
No dispongo de tiempo para el análisis de todas sus falacias, pero reitero su aparente convicción de que la cuestión lingüística fue suscitada en una parte ínfima del electorado por ‘Madrí’, ese agente perturbador de nuestra homogeneidad, identidad y paz tribal. Según esto, la gente estaba encantada de la supresión total –parcial con el pp- de la posibilidad de acceso a la cultura en español en Galicia, una oportunidad que tuvo el Sr. Barreiro y tuvieron los de su quinta, antes de declararnos anormales al resto, pero que no le parece bien que tengan nuestros hijos. Según su teoría, esa beatífica conformidad fue alterada por las insidias madrileñas, porque somos lo suficientemente estúpidos como para asumir cualquier postura política, siempre que nos lo manden de ‘Madrí’
Quiero reseñar una notabilísima excepción entre el entregado auditorio, sobre este punto concreto. Estaba en la sala D. Salvador Fernández Moreda, que, entre otras consideraciones con las que probablemente no esté de acuerdo, hizo una absolutamente pertinente: la relevancia en los resultados electorales de políticas de imposición de cambios de orientación social, utilizando la enseñanza para la imposición lingüística, políticas que llegaron a tener manifestaciones casi fascistas: ¡¿cómo se puede presentar un inspector de educación en un centro para comprobar si un niño está escribiendo en gallego o en castellano?!

Nos preguntamos y admiramos de lo mismo, y creemos, como el Sr. Moreda, que muchos acudieron a las urnas, como nosotros, para acabar con esa etupidez totalitaria.

Pilar Pato trató de abundar en la misma cuestión. Inútilmente: Según el Sr. Barreiro, no hay otra política lingüística posible. El PP tampoco la tiene. De hecho, si esta política lingüística genera rechazo, la contraria también lo genera. Ahora, puesto que no podrá cambiarla, tratará de maquillarla.
Según él, la cuestión se formula así:
-¿tienes otra política lingüística? Aplícala.
-¿no la tienes? Pues entonces, lo que no puedes hacer es aplicarla y al mismo tiempo criticarla.

-0-

El concepto de libertad parece tan completamente ausente del universo mental de nuestros analistas como de nuestros políticos. Confiamos en que Feijoo sea la excepción que hemos ido a buscar a las urnas.