La escena tiene lugar en una consulta médica en Ferrol, y los personajes son un paciente enfermo de linguomanía  -armado con el derecho a vivir en gallego' (P) y una médica que, evidentemente, ni es psiquiatra ni sabe con quien está hablando-  (M):
- P, “bo día
- M, “hola, dígame lo que le pasa
- P, “aténdame en galego, por favor
- M, “¿dónde le duele?
- P, “díxenlle que me atendera en galego
- M, “¿pero a usted le duele algo?
- P, “xa lle dixen que quero que me atenda en galego
- M, “mire, si tiene algún problema médico, dígamelo, y si no, hay gente esperando que sí los tiene ...
- P, “vostede non sabe con quén está a falar.  Vaise enterar
Al tipo lo que le duele es el galego. Le dijeron que tiene 'direito -a veces, dereito o dreito- a vivir -a veces viver- en -o em- galego', y un derecho es un derecho. Pero, ¿lo es? La noticia no aclara si la consulta era de psiquiatría. ... En Mesa por la Libertad lingüística