Generalidades

Fundación para la libertad

En un medido comunicado en el que la Fundación para la Libertad califica como simulacro cosmopolita a la sedicente 'Conferencia internacional' urdida por el PSOE y por ETA -esto no lo dice la Fundación, lo decimos muchos ciudadanos- se aclara que "la intención del GIC de gestionar el cobro de un precio político. Queda claro que lo que se busca es lo que siempre ha buscado ETA"

La Fundación -que preside don Nicolás Redondo- proclama que "La única violación sistemática y continuada de derechos humanos en España es la que se imputa al terrorismo de ETA. No cabe presentar este fenómeno enmascarado como un conflicto internacional que deba resolverse a través de la mediación. .../... la agresión terrorista a un estado democrático no debe ser visualiza tendenciosamente como un conflicto entre partes de legitimidad equivalente. ...//... Dicha conferencia, en nuestra opinión, constituye el paso previo para la presencia de ETA en un proceso de negociación con el Estado con aparente aval internacional". Nos permitimos comentar que dicha 'conferencia' es la última prueba clamorosa de que el PSOE y ETA no han interrumpido las negociaciones que aquel partido inició e impulsó desde que alcanzó el poder.

Belisario, en el blog de Santiago González

Los voceros del régimen insisten en prolongar la farsa, según la cual la izquierda abertzale se ha emancipado de ETA. Mal intento: cualquier persona con dos dedos de frente sabe que este penoso guión está escrito a medias entre la banda y el gobierno. Los socialistas y sus mariachis periodísticos están jugando con fuego: no se puede tomar por imbécil a la gente todo el rato, y menos en un asunto tan desgraciado como éste. La paciencia ha desbordado el vaso y se está transformando en una enorme ola de asco e indignación que puede arrasar al PSOE, esa malhadada organización de poder cuya liquidación por derribo se ha convertido en una urgencia nacional. España no es viable como estado moderno y competitivo si continua lastrada por tres residuos del pasado que amenazan con dejarnos en el furgón de cola de occidente para los restos: el Partido Socialista Obrero Español, los sindicatos de clase y unos partidos separatistas acorazados con inmerecidos privilegios.

 

Belisario, en el blog de Santiago González