Memoria histórica

Memoria histórica

¡Ay, la Historia y sus enseñanzas, frente a la memoria histórica "democrática" y sus manipulaciones!: la República añorada por sus altos valores democráticos, fraguada por partidos republicanos que se presentaban a las elecciones en el seno de la monarquía parlamentaria alfonsina, perseguió a los monárquicos. Pero la Monarquía parlamentaria vigente, odiada por las autoridades que han jurado o prometido guardar y hacer guardar la Constitución (algún nacionalista galaico mediante la fórmula de ETA-Batasuna "por imperativo legal" que permite conciliar la paga con los ideales) no sólo no persigue -loable omisión- a los republicanos, sino que les subvenciona con una generosidad que, incluso para los socialistas, acostumbrados a tirar la casa de todos por la ventana, nos parece pródiga.