Memoria histórica
...¿Por qué manchó la imagen del Che mi habitación adolescente? ¿Por qué me emocionaba cantando que aprendimos a quererle desde la histórica altura donde el sol de su bravura le puso cerco a la muerte? Desbrozando mucho para librar al lector de reflexiones intransferibles, llego a una respuesta única, nuclear, ridículamente simple: por su aspecto. Uno no sabía, cómo iba a saberlo, que aquel ministro de Industria que hace buenos a Montilla y a Clos le había descerrajado personalmente un tiro en la nuca a un niño de doce años. Lo ignoré hasta que se lo leí a Zoé Valdés. ... En Libertad Digital