Memoria, diginidad, justicia

Memoria, Dignidad, Justicia

Fundación DENAES, para la defensa de la Nación Española

DENAES CONVOCA A LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

Y A LA SOCIEDAD CIVIL ESPAÑOLA

PARA EXIGIR JUSTICIA AL GOBIERNO

Por la justicia: no a la impunidad ; por la democracia: no a la arbitrariedad; por la libertad: no satisfacer a ETA, derrotarla

Viernes 6 de diciembre a las 17 horas

La Fundación para la Defensa de la Nación Española, DENAES, reunirá el próximo viernes 6 de diciembre a las 17:00 horas a las víctimas del terrorismo en la Plaza de la República Dominicana de Madrid.
Las excarcelaciones masivas de los etarras más sanguinarios y los homenajes públicos de los que están siendo protagonistas han llevado a DENAES a convocar una movilización que, en palabras del presidente de la fundación Santiago Abascal, “busca denunciar la aplicación de una sentencia que, además de una humillación a las víctimas y una indignidad nacional, supone la continuación del proceso de negociación con ETA iniciado por el anterior gobierno”.

Foro Ermua se adhiere a la convocatoria.

Este sábado 23 de noviembre a las 12 en los salones del Hotel Riazor -entrada libre, aforo limitado- pronunicará la conferencia del título el Prof. Dr. Don Carlos Ruíz Miguel, catedrático de derecho constitucional de la Universidad de Santiago, acto organizado por el CEP Poder Limitado.

DESDE EL ATLÁNTICO (Blog del autor)

Acatar no es ejecutar (Libertad digital)

Tensión entre seguridad jurídia y Justicia (Agustín J. Pérez-Cruz Martín- Catedrático de Universidad de Derecho Procesal; Universidad de La Coruña. en La Razón)

Invitación

A las víctimas

Toñi Santiago

 

No estamos aquí para simular la farsa de una ciudadanía inocente

engañada por unos políticos taimados

y unos jueces inhumanos o perversos.

Estamos aquí para pediros perdón,

para que nos permitáis llorar con vosotros,

contagiarnos un poco de vuestra dignidad.

 

-0-

 

Perdón por haber mantenido en el poder una y otra vez al partido que, desde su mayoría absoluta en 1982,

 

- mantuvo en vigor una legislación penal que desconocía el mayor crimen de nuestro tiempo, el terrorismo, ... mientras lo practicaba por su cuenta en una guerra sucia;

 

- toleraba y bendecía la reducción fraudulenta de las penas impuestas por los tribunales, mediante la simulación de trabajos y estudios inexistentes

 

- rechazaba una y otra vez, hasta en nueve ocasiones, la propuesta de la oposición para el cumplimiento de las penas.

 

Y como coartada del fraude legal, el inmenso fraude conceptual de la reinserción, cuando los asesinos siempre han estado mejor insertados en su sociedad enferma que las víctimas en la nuestra, como salta a la vista.

Perdón por haberles devuelto el poder en 2004 con casi doscientos muertos y miles de heridos como eficaz estímulo, demostrando a los terroristas de toda laya nuestra docilidad abyecta ante sus acciones, que es su mejor estímulo.

Perdón por renovarles la confianza en 2008 cuando ya sabíamos que habían traicionado el pacto por las libertades y contra el terrorismo,

habían destruido todo lo que se había hecho bien: actuar con la ley y dentro de la ley habían ofrecido a los terroristas, en una negociación inicua, legalización e impunidad,

introduciendo para ello en tribunales políticos como el Constitucional o el que ahora nos insulta en vuestra cara a esbirros leguleyos como el que ha redactado esta sentencia que se burla de los derechos humanos en nombre de los derechos humanos.

 

-0-

 

Esa confianza reiterada en los socialistas en 2008 es lo más grave que hemos hecho, pues con ella estimulamos a su oposición a parecérseles en aquello que premiábamos con nuestro voto: la adhesión a una “paz” abyecta,

Una paz a vuestra costa, con los vencedores ocupando el poder, saliendo alegres de las cárceles para los homenajes, y pronto, para las alcaldías y sinecuras de una casta política que merece tenerles entre ellos, pues los ha homologado;

Y así, en lugar de alternativa hemos propiciado imitación, continuidad de aquella política repugnante que en su día premiamos con nuestro voto, y a la que debemos esta sentencia cruel que ejecuta en vosotros nuestras culpas colectivas.

Y ya, todo lo que podemos hacer es reconocer la terrible verdad, por si, a partir de esta ruina absoluta es posible construir algo que dejar a nuestros hijos sin morirnos de asco y de vergüenza. Algo en lo que no tengan nada que ver los que nos han traído hasta aquí.

 

La Coruña, 27 de octubre de 2013

 

Subcategorías