Memoria, diginidad, justicia

Memoria, Dignidad, Justicia

Inma Castilla de Cortázar, presidente del Foro Ermua El próximo jueves 10, a las 19 h., en el aula sociocultural de Caixa Galicia en c/Médico Rodríguez esquina a Juan Flórez, la presidente del Foro Ermua, Inma Castilla de Cortázar expondrá los datos y conclusiones del análisis del Foro Ermua sobre la cuestión enunciada.

La entrada es libre, el aforo, limitado.

Partiendo de una cronología rigurosa de los hechos y las declaraciones de "las partes" Foro Ermua demuestra que el gobierno prosigue, si es que en algún momento lo ha interrumpido, el proceso de legitimación de la historia criminal de ETA, buscando un final sin vencedores ni vencidos, es decir, con la derrota de las víctimas y de todos los ciudadanos.

El 5 a las 5 La banda terrorista española más sanguinaria acaba de arrojar a los expectantes medios otro de sus anhelados trozos de papel higiénico, usado.
Algunos se han precipitado a olisquearlo para transmitir a la ciudadanía sus sensaciones narcóticas. Es la actitud abyecta de quienes siempre estuvieron por el entendimiento PSOE-ETA.  Otros han advertido certeramente de qué se trata. Y los menos han acertado con la actitud cívica procedente, considerando que el ejercicio del periodismo no está reñido con la decencia. Por ejemplo, Ruíz Soroa.
Nosotros, a poco que podamos, estaremos el cinco a las cinco en Madrid, como hemos hecho siempre.

Camino del dementerio... ...  El hombre reventó a hablar porque su interior era una olla a presión. El político se entrevistó algunos años atrás con un responsable de ETA para negociar, siendo él una víctima potencial de la organización terrorista y habiendo sufrido años de escolta policial y de miedo y de una sociedad que consintió el mal. La víctima potencial -y el político que tejió pieza a pieza en su partido durante diez años los mimbres de aquel encuentro- habló con su eventual verdugo poniendo en peligro su fortaleza emocional, moral y política. La víctima potencial aplicó incorrectamente el principio de empatía para poder negociar y no guardó la precaución de no comer y beber con él, de no intimar con él. Y algún tiempo después se aplicó el castigo de asistir a tanatorios por víctimas de esos hombres con los que llegó a intimar. «Nos hemos destrozado la vida», le dijo la víctima a su verdugo. ... del artículo publicado en El Correo, el 12/11/2010

Subcategorías