Terrorismo etarra

Terrorismo etarra

ASOCIACIÓN GALLEGA DE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO Recibimos comunicado de AGAVITE anunciándonos la apertura de su página Web. Bienvenidos a la red, con nuestrso mejores deseos:

La Asociacion Gallega de Víctimas del Terrorismo, con ambito en la Comunidad Autónoma de Galicia, tiene como función principal reunir en su seno a todas aquellas víctimas de actos de terrorismo en cualquier de sus formas o manifestaciones, así como a sus familiares directos y personas dependientes. ... Sigue en www.agavite.es

 


 

Su asesiJosé Ángel Pardines Arcay, guardia civil. Malpica 1943-Villabona 1968nato no fue inútil, aunque la utilidad se la ha conferido retroactivamente nuestro gobierno. Elevó a la Banda incipiente al estrellato del crimen político, confiriéndole un prestigio inmenso en nuestra izquierda, que aún perdura. Sentó las bases de lo que ha venido a ser su enorme éxito, gracias, sobre todo, a la negociación política y su más brillante resultado: la legalización de la banda terrorista por medio de sus mandatarios políticos.

No es cierto que el terrorismo no sea útil. Lo es si encuentra cómplices de la talla moral de Zapatero y sus secuaces, capaces de recompensarlo políticamente.

Antes la Banda había quemado viva a una niñita de menos de dos años, Begoña  Urroz, pero de ese crimen no alardeó. Después asesinó aún a más de ochocientas personas. Y, aunque todavía no han dicho, a su modo, la úĺtima palabra -pues la supervivencia es clave de su éxito-, ya disfruta, en los ayuntamientos, de la recompensa de esa carrera criminal que aquel 7 de junio de 1968 tuvo un hito fundacional.

Las personas decentes tenemos muchos motivos para la indignación.

Aquí, un excelente artículo, de Fernando Lázaro, escrito en 2008 en recuerdo de José Ángel Pardines Arcay (Malpica, La Coruña 1943-Villabona, Guipúzcoa 1968)

 

Atentado contra la casa-cuartel de Vic

Hace 20 años, exactamente la tarde del 29 de mayo de 1991, ETA mataba a diez personas, algunas muy pequeñas, haciendo estallar un coche bomba contra la casa cuartel de la guardia civil en Vic....Nadie en Vic salió a la calle para llamarles a los asesinos por su nombre de pila. Ni aquella tarde ni al día siguiente ni nunca. .... Hace dos años, dos, se avinieron a poner un placa en el lugar de los hechos: «A todas las víctimas del terrorismo». Otra exquisitez. Todas. Un disparo por elevación. La solidaridad con las víctimas remotas cubre nuestra indiferencia hacia las próximas.

Arcadi Espada en su blog en El Mundo