Terrorismo etarra
... Interesa, sin embargo, reflexionar sobre el raro fenómeno de que una concentración sea ilegal en tres provincias españolas (Madrid, Burgos y Badajoz) y sea legal en las otras cuarenta y siete, Ceuta y Melilla, en razón de idénticos convocante, motivos y fecha. Ello ya podría alarmarnos sobre el proceso de descomposición del Estado, que aplica un "derecho" distinto a situaciones iguales, sin tomarse la molestia de explicar su contradicción, y en materia de derechos fundamentales. ...
La Coruña, 21 de mayo de 2007

La Coruña, 21 de mayo de 2007. Información embargada hasta las 17:15

Buenas tardes y muchas gracias por haber acudido a la convocatoria de esta rueda de prensa.

Soy Pilar Pato, presidente de la Asociación cívica Coruña Liberal, miembro de la Plataforma Libertad, y me acompañan Vicente Fernández Perles, representante del movimiento Peones Negros y José Antonio Amado, secretario de CL.

1.- Por qué tuvimos que aplazar hasta hoy esta rueda de prensa

En primer lugar quiero disculparme por el aplazamiento de esta rueda de prensa, que estaba prevista para el viernes pasado. Como les comuniqué en la nota explicativa, temimos que, en buena lógica la prohibición de la Junta electoral provincial de Madrid se haría extensiva a las 60 concentraciones convocadas en toda España.

Entonces necesitamos tiempo para reflexionar sobre lo procedente. Sin embargo, ni la Junta electoral provincial de La Coruña ni la Subdelegación del Gobierno nos han comunicado prohibición alguna, por lo que la concentración en la Plaza de María Pita se celebraŕa sin necesidad de desafiar una autoridad que se habría demostrado ilegítima.

Interesa, sin embargo, reflexionar sobre el raro fenómeno de que una concentración sea ilegal en tres provincias españolas (Madrid, Burgos y Badajoz) y sea legal en las otras cuarenta y siete, Ceuta y Melilla, en razón de idénticos convocante, motivos y fecha. Ello ya podría alarmarnos sobre el proceso de descomposición del Estado, que aplica un "derecho" distinto a situaciones iguales, sin tomarse la molestia de explicar su contradicción, y en materia de derechos fundamentales.

Este hecho singularísimo, sin precedentes desde la vigencia de la Constitución, constituye una clara muestra de la degradación de nuestra democracia a manos de este gobierno:

El Subdelegado del Gobierno en Madrid, sucesor de aquel otro que se vio forzado a dimitir por su entusiasmo en la persecución de dos ciudadanos que habían participado en una manifestación convocada por la AVT, reincide en la obstrucción del ejercicio del derecho fundamental de reunión, parapetándose, de nuevo, en una interpretación fáctica:

  • si entonces se acusaba a aquellas personas de una agresión inexistente, ahora se acusa al Foro Ermua de una mera intención: la captación de votos para uno de los partidos integrantes de la Plataforma Libertad, y no la proclamada en el lema de la convocatoria "Eta fuera de las instituciones".

Mediante esa interpretación se justifica una intervención extraordinaria, preventiva, de sumisión de la ciudadanía a un estado se suspensión del derecho fundamental de reunión. Y lo que se previene es que la gente caiga en la cuenta de que el Partido socialista sostiene un gobierno que ha pactado con una banda terrorista el regreso de sus auxiliares más o menos "civiles" o "brazo político" (en horario de oficina) a las instituciones locales En el País Vasco y Navarra.

Es un hecho tan escandaloso, que sobresale incluso en el contexto general de una política terrorista escandalosa:

Este Gobierno que ha estado tolerando centenares de actos de un partido ilegalizado por terrorista, y que ha propiciado con su actuación fraudulenta, acordada con la banda, la concurrencia electoral del milagroso partido ANV, uno de los cuatro fundadores de Batasuna, argumentando que no es Batasuna, tiene el inconcebible atrevimiento de prohibir el ejercicio de un derecho fundamental a ciudadanos pacíficos, con el pretexto de que tal ejercicio puede dañar sus intereses electorales.

Este gobierno asume, por tanto, mediante esta intervención extraordinaria, preventiva, que no ha sido acordada sin su consentimiento –o en ningún caso se mantiene sin él- su responsabilidad en el regreso de ETA a las instituciones.

Debería tener el valor de defender su política cobarde: parece un hecho que ha logrado convencer a muchos ciudadanos de su bondad. Otros, sin embargo, podemos manifestar nuestro desacuerdo sin que ello implique captación de voto para la oposición. Es el caso público y notorio de Fernando Sabater, cuyo artículo "casa tomada" sufre también estos días la censura preventiva en el diario El País, por los mismos motivos. Su manifestación expresa de que no pide el voto para el PP no le ha evitado esa censura del "diario independiente"

El torticero proceder del Subdelegado del gobierno en Madrid, interfiriendo el trámite normal de la comunicación de la concentración –darse por enterado y ordenar las medidas de protección de los ciudadanos en el ejercicio de su derecho- se explica por su extrema docilidad, y por hallarse en la presidencia de la Junta electoral provincial un amigo1 del Fiscal General. Finalmente, como denunciaba Azaña en su día, política incompetente, de amigachos, sin ninguna idea alta (aunque mirando siempre para lo alto)

2. Por qué convocamos esta rueda de prensa

La plataforma Libertad, promovida por el Foro Ermua, constituida inicialmente por más de treinta asociaciones cívicas, sindicatos y partidos, y con la adhesión posterior de otras, hemos convocado para mañana, martes 22 de mayo, concentraciones en toda España, para exigir al Gobierno y a su instrumento el Fiscal general una inmediata, urgente y efectiva rectificación de su política defraudatoria de la Ley de partidos, consistente en haber franqueado la participación en las elecciones a ayuntamientos y Diputaciones forales a listas elaboradas todas ellas bajo la dirección de ETA y obedientes a su estrategia, bajo la cobertura -transparente- de ANV, uno de los cuatro partidos fundadores de Batasuna.

  1. Por qué nosotros, en La Coruña, y en otras sesenta ciudades de España. ¿Acaso es asunto nuestro?

Por supuesto que es asunto nuestro: no creemos que podamos disfrutar tranquilamente de la democracia, la legalidad o la libertad mientras nuestros conciudadanos, por el mero hecho de residir en territorios apetecidos por una banda terrorista, se vean privados de esos mismos derechos.

Cuando la situación de persecución, que estaba remitiendo merced a la eficacia del Estado se recrudece y se agrava como consecuencia de los tratos del Gobierno con la banda, los ciudadanos no podemos permanecer indiferentes unos ante la suerte de otros.

Ahora sabemos, tristemente, que el partido socialista de Zapatero ha engañado a todos los españoles. Sabemos que nunca confió en el estado de derecho para derrotar al crimen organizado: sólo confió en la fuerza del estado, con los tristes resultados de todos conocidos, o en su debilidad, con lo que estamos viendo. Y no ha desistido de esa triste convicción, ni ante el éxito de su política de simulación, cuando meramente aparentó apoyar el estado de derecho suscribiendo el Pacto por las libertades y contra el terrorismo del que surgió la ley de partidos que ahora defrauda con tanto descaro, con resultados evidentes, que ha dilapidado.

Nosotros sentimos como propia la situación de angustia, de acoso, de falta de libertad en que viven, diariamente miles de conciudadanos nuestros, amenazados por la banda, imposibilitados, por ejemplo, de desarrollar un acto tan normal como éste al que estamos asistiendo.

No concebimos que ningún ciudadano pueda desentenderse de la suerte política de cualquiera otro. Y no creemos que por el hecho de haber nacido en determinada región haya que vivir privado de los derechos cívicos y políticos que disfrutamos los demás.

  1. ¿Por qué ahora, cuando parece que ETA mata menos?

ETA mataba menos aún cuando empezó a dar sus frutos la política de firmeza y de imperio de la ley apoyada por la inmensa mayoría de los ciudadanos con el acuerdo efectivo del PP y aparente del PSOE. Y, además, y salvo que saliesen a la luz los instintos ocultos de Zapatero, no tenía ninguna capacidad para condicionar la política española, que ha recuperado plenamente.

El objetivo de la lucha contra el terrorismo político no es que mate menos antes de unas elecciones, o que proporcione una tranquilidad momentánea, sino que desaparezca y deje de condicionar la vida política de una sociedad. Este objetivo parece alejarse. A cambio de no matar ETA exige la derogación material del estado de derecho, simbolizado en sus principios universales, como el de igualdad ante la ley.1 Quienes no confíen en el estado de derecho no deberían concurrir fraudulentamente a los comicios para gestionarlo.

4. ¿por qué a menos de una semana de las elecciones?

Porque la participación de una estructura criminal en ellas, es una parte del precio político que el Gobierno dijo que no existiría en su eufemístico "proceso de final dialogado de la violencia", es decir, al margen de la ley, en que se pacta en qué medida se va a aplicar o no la ley a determinados individuos en función de su capacidad de coacción para eludirla total o parcialmente, y sin que la continuidad brutal de la violencia detenga el proceso sino que lo condiciona de la forma más vergonzosa, siendo cada cesión el anticipo de otra más humillante.

Edmund Burke dijo que "Nada resulta más opresivo e injusto que un gobierno débil". Pero este Gobierno no era originariamente débil ante la ETA: tenía el respaldo de la inmensa mayoría de los españoles, y lo ha enajenado por complacer a los asesinos.

Es un gobierno voluntariamente debilitado frente al crimen, por mucho que su intención fuera otra, lo que desmiente con su constante negativa a rectificar y su huída hacia delante.

En consecuencia necesaria, es un Gobierno prepotente frente a los ciudadanos honrados que desean manifestar públicamente su desacuerdo con una parte ominosa de su política: la que devuelve a ETA el poder en las corporaciones locales de su protectorado de matones.

Por eso nos vamos a concentrar en la Plaza de María Pita mañana a las ocho menos veinte de la tarde, como en otras sesenta plazas españolas, y llamamos a todos los ciudadanos en desacuerdo con la participación fraudulenta de ETA en estas elecciones a que nos acompañen en esta justa protesta.

1 Francisco Javier Vieira Morante.

1Cierto que de Juana Chaos no es un recluso como otro cualquiera, pero su singularidad no le hace acreedor a un trato de favor, sino todo lo contrario. Este es uno de los gestos más escandalosos, pero ha habido muchos otros muy graves.