Su asesiJosé Ángel Pardines Arcay, guardia civil. Malpica 1943-Villabona 1968nato no fue inútil, aunque la utilidad se la ha conferido retroactivamente nuestro gobierno. Elevó a la Banda incipiente al estrellato del crimen político, confiriéndole un prestigio inmenso en nuestra izquierda, que aún perdura. Sentó las bases de lo que ha venido a ser su enorme éxito, gracias, sobre todo, a la negociación política y su más brillante resultado: la legalización de la banda terrorista por medio de sus mandatarios políticos.

No es cierto que el terrorismo no sea útil. Lo es si encuentra cómplices de la talla moral de Zapatero y sus secuaces, capaces de recompensarlo políticamente.

Antes la Banda había quemado viva a una niñita de menos de dos años, Begoña  Urroz, pero de ese crimen no alardeó. Después asesinó aún a más de ochocientas personas. Y, aunque todavía no han dicho, a su modo, la úĺtima palabra -pues la supervivencia es clave de su éxito-, ya disfruta, en los ayuntamientos, de la recompensa de esa carrera criminal que aquel 7 de junio de 1968 tuvo un hito fundacional.

Las personas decentes tenemos muchos motivos para la indignación.

Aquí, un excelente artículo, de Fernando Lázaro, escrito en 2008 en recuerdo de José Ángel Pardines Arcay (Malpica, La Coruña 1943-Villabona, Guipúzcoa 1968)

 

José Ángel Pardines Arcay, Malpica (La Coruña) 1943-Villabona (Guipúzcoa) 1968 ... estaba regulando la circulación en una zona de obras de la Nacional I (Madrid-Irún) término de Villabona cerca de Aduna (Guipúzcoa). Su compañero se encontraba a dos kilómetros, al final de la zona de obras, para entre los dos realizar los necesarios cortes de circulación en ambos sentidos. Pardines da el alto a un SEAT 850 coupé, matricula de Zaragoza 73956. Saluda reglamentariamente a sus ocupantes (Javier Etxebarrieta Ortiz "Txabi" e Iñaki Sarasketa), les pide la documentación del vehículo y rodea este para verificar si la matricula coincide; será su última acción, "Txabi", sacó una pistola y le disparó a quemarropa un tiro en la cabeza. En ese momento pasaba un camión, su conductor pensando que había pinchado, al oír el disparo, freno, advirtiendo entonces lo sucedido. Inmediatamente se apeó y sujeto al agresor, pero fue encañonado por Sarasketa, que le obligó a soltarlo. "Txabi" volvió el arma hacia José Ángel, caído en el suelo malherido, rematándole de otros cuatro disparos que le alcanzaron en el pecho. Emprendiendo la fuga, pasando ante el otro guardia (Félix de Diego), que ignoraba lo ocurrido. Puesto en antecedentes por el camionero, dio la alerta. ... [de la página web de la Guardia civil]

 

Félix de Diego (Fuentezen, Burgos-Irún 1979) el compañero de José Ángel Pardines aquel 7 de junio de 1968, sería asesinado por "txibato" de la guardia civil el 31 de enero de 1979. Estaba en una silla de ruedas aquejado de un cáncer terminal. Entre los asesinos estaba el capuchino Fernando Arburúa Iparraguirre.

Su asesinato no fue inútil: el régimen nacional-socialista con el queiiissss

 

ppooooosu